#Simpática e inútil marcha*/ #Columna Democracia Virtual/ Escribe el Periodista Eugenio Hernández Sasso

Que tengas un maravilloso viernes; va la columna Democracia virtual publicada en democraciavirtual.mx
La simpática e inútil marcha
Eugenio Hernández Sasso

La caminata del próximo domingo 27 de noviembre será muy nutrida, de eso nadie tenga la menor duda. Será una marcha de Estado en la que todos los recursos humanos y económicos de los tres niveles de gobierno, así como el capital de grupos que tienen intereses en torno al régimen actual, se pondrán a favor de Andrés Manuel López Obrador.

El objetivo es “tratar” de desfigurar, con una movilización más grande, la inconformidad del pueblo que se manifestó el pasado 13 de noviembre en contra del menoscabo que el régimen de la 4T quiere hacer a la democracia mediante la desaparición del INE, el estrangulamiento financiero a los partidos políticos y la disipación de legisladores plurinominales en el Congreso de la Unión, entre otras cosas.

No se puede negar que será una megamarcha de cientos de miles, o quizá rebasen el millón de personas porque se usará toda la fuerza del Estado para lograr el objetivo: ensalzar el ego de un presidente que no ha cumplido con el propósito de gobernar para todo el pueblo de México, sino más bien se ha dedicado, en cuatro años, a grillar, dividir, generar violencia e incrementar la pobreza.

En vez de organizar una manifestación bajo presión y sufragada con el dinero del presupuesto público, con los recursos financieros de todos los mexicanos, López Obrador ya debería estar desde hace dos semanas en su rancho.

Eso fue lo que dijo en septiembre de 2020: «en mi caso, a la primera manifestación de 100 mil personas, a Palenque, Chiapas, ni siquiera espero la revocación de mandato. Ahí nos vemos porque tengo principios e ideales». La del 13 de noviembre fue de más de 500 mil personas.

Esto indica con claridad que el presidente de México no tiene principios ni ideales. Es incapaz de cumplir lo que dice. Es un mentiroso que traiciona al pueblo a cada instante, y, además, no le importa gastarse el dinero de los impuestos en cebar su ego.

Para un hombre que carece de humildad, como el dueño de Morena, es imposible aceptar que existe mucha gente que reprueba sus acciones y anhela que se termine el sexenio, se vaya y se acabe la pesadilla que inició el día 1 de diciembre de 2018 cuando Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México.

Esa popularidad ficticia que le otorgan empresas encuestadoras “maiceadas”, dejan evidencia de que a México lo gobierna un gracioso improductivo. López pudo haber pasado a la historia como el mejor gobernante, el primero de izquierda en el país, pero se ha convertido en un personaje que, como él mismo comenta desde el púlpito mañanero, el poder no solo lo obnubiló sino también lo volvió loco.

A López Obrador lo rebasaron los problemas y el cargo, ya no da para más. A lo largo de los cuatro años que lleva en el gobierno se ha dedicado a realizar obras a capricho que no han funcionado. Las más representativas de su gobierno: el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles es un elefante blanco, la refinería Olmeca que se construye en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, no genera ni un mililitro de gasolina, solo onerosos gastos. El Tren Maya ha duplicado el presupuesto para su construcción, y párele de contar.

Se pueden enumerar una gran cantidad de desaciertos en el fallido mandato del protagonista de la 4T; por ejemplo, en materia de seguridad los muertos se multiplican día con día sin que pueda disminuir ese flagelo; en salud, los hospitales no tienen medicinas; en economía, la inflación va para arriba; la gasolina nunca bajó. La corrupción galopa a todos los niveles y la impunidad se mantiene exenta. En fin.

Para tratar de disimular sus yerros y aparentar que el pueblo bueno todavía está de su lado, Andrés Manuel realizará este domingo su megamarcha, la cual se caracterizará por una “megapresión” a los gobernantes de Morena y empresarios beneficiados con asignaciones directas, principalmente.

Además, significará un “megacosto” en detrimento del presupuesto público, porque ya se exhibe en redes sociales y algunos medios de comunicación nacionales que los operadores del gobierno y Morena ofrecen transporte, hospedaje y 300 pesos diarios (por dos días) a los que se atrevan a respaldar la farsa.

Sassón

Los poderosos de ahora son, literalmente, iguales a los de antes. Piensan que el pueblo es tonto.



Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: