#GrupoDeLaMuerte // Alemania, Francia y Portugal comparten grupo en #Eurocopa2020


El que salga segundo en el sector F se cruzará con el ganador de una llave que incluye a Inglaterra y Croacia; el juego inaugural será entre Italia y Turquía

Alemania, Francia y Portugal quedaron en el mismo grupo de la Eurocopa 2020, un complicado comienzo para los campeones de las tres últimas grandes citas del futbol.

El que salga segundo en el Grupo F, que será completado por el ganador de una repesca que se determinará el año próximo, se cruzará con el ganador de una llave que incluye a Inglaterra y Croacia, protagonistas de una de las semifinales del Mundial de 2018.

Croacia acabó sucumbiendo en la final de Moscú ante Francia, que se las verá con Alemania, el campeón del Mundial de 2014, y el vigente campeón europeo Portugal, en el Grupo F.

El cuarto equipo saldrá de un repechaje en marzo que será disputado por Islandia, Bulgaria, Hungría y Rumania.

Sólo los primeros dos equipos en cada uno de los seis grupos avanzarán a la ronda de octavos de final, además de los cuatro mejores terceros.

La Euro 2020 se disputará en 12 países. Wembley será la sede principal del torneo, con siete partidos — albergará una semifinal y la final el 12 de julio. El Hampden Park de Glasgow complementará al estadio del norte de Londres en el Grupo D, pero Escocia tendrá que sortear una zona de repesca que incluye a Israel, Noruega y Serbia.

El torneo se inaugurará con Italia como anfitrión de Turquía en Roma el 12 de junio.

 

“TOMADO DE: LA RAZÓN ONLINE”.

#DePelícula // @RobertDeNiroUS replica las críticas contra #ElIrlandés

El guion de ‘El irlandés’, escrito por Steven Zaillian, está basado en la biografía ‘Jimmy Hoffa: Caso cerrado’

CIUDAD DE MÉXICO

Las películas basadas en hechos reales suelen ser blanco de críticas por su falta de precisión histórica, como también por tomarse licencias creativas. ‘El irlandés’, el nuevo filme de Martin Scorsese, no ha sido ajeno a los comentarios que tachan a la cinta de ser “un relato falso”. Su protagonista, Robert De Niro, no ha dudado en defender férreamente al largometraje.

El guion de ‘El irlandés’, escrito por Steven Zaillian, está basado en la biografía ‘Jimmy Hoffa: Caso cerrado’ (Editorial Crítica). En el libro, el autor Charles Brandt se entrevistó con el exmafioso Frank Sheeran, que interpreta Robert De Niro en la película, que afirmó haber asesinado a Hoffa disparándole dos veces en la parte posterior de la cabeza, cometiendo el crimen en una casa situada en el noroeste de Detroit.

Esta versión ha sido completamente rechazada por los miembros del FBI que participaron en la investigación, como por los periodistas que cubrieron el suceso, que han negado categóricamente la confesión de Sheeran y han mostrado su rechazo a que la película muestra esta versión.

Dan Moldea, periodista, escritor y experto en el caso Hoffa, declaró en una entrevista para The Daily Beast, que tuvo un desacuerdo personal con De Niro durante un evento en Washington D.C., advirtiéndole de que rechazase participar en la película, precisamente, por su “faltar de rigor histórico”. Realmente, el cadáver de Hoffa nunca ha sido encontrado y no se hallaron restos de sangre en la casa donde Sheeran dijo haberlo matado.

INTERCAMBIO DE OPINIONES

“Dan es un escritor muy respetado. Lo conocí en Washington D.C. por un asunto de escritores, en el que se reúnen todos los años. Dijo que nos estaban engañando, pero a mí no me tomaron el pelo”, declaró

Robert De Niro en una entrevista para Indiewire.

“Él es una autoridad sobre el caso Hoffa y también en temas semejantes, no tengo ningún problema con las personas con las que estoy en desacuerdo”, explicó el actor.

“Como dice Scorsese, no estamos diciendo que estemos contando una historia real, sino que estamos narrando nuestra historia, es lo que creo”, continuaba comentando el oscarizado intérprete. “

Sé una cosa, todo lo que dijo Frank, las descripciones de los lugares en los que estuvo, la forma en la que lo describió, todo eso es real”, detallaba
el protagonista de ‘Taxi Driver’ y ‘Toro salvaje’.

Más allá de polémicas, si en algo parecen estar de acuerdo la prensa y el público que ha visto la cinta, es que ‘El irlandés’ es una nueva joya cinematográfica firmada por el gran Martin Scorsese.

“TOMADO DEL EXCÉLSIOR”
Robert De Niro replica las críticas contra El irlandés

 

 

 

 

Amnistía Internacional @AmnistiaOnline califica de “incongruente” la política de #DerechosHumanos de @lopezobrador_

La organización hace balance del primer año en el poder del mandatario mexicano, criticando su estrategia de seguridad y la gestión de la crisis migratoria

 

“TOMADO DE EL PAÍS”. / PABLO FERRI.

Mujeres participan en la marcha contra la violencia de género en Ciudad de México.
Mujeres participan en la marcha contra la violencia de género en Ciudad de México. GLADYS SERRANO. EL PAÍS 

El #AcuerdoDepaz de #Colombia cobra vida con las movilizaciones sociales

Uno de los objetivos del pacto era tramitar los descontentos por caminos democráticos

Durante décadas, el sonido de los fusiles no dejó escuchar el descontento de los colombianos. El conflicto armado eclipsaba la protesta social, que terminaba siempre por verse como el terreno de unos pocos valientes que se atrevían a manifestarse. De hecho, Colombia era sistemáticamente considerado uno de los lugares más peligrosos en el mundo para ser sindicalista. La narrativa de la guerra contenía un malestar que ahora se expresa a través de marchas y cacerolas contra el Gobierno de Iván Duque. Ese diagnóstico comenzó a cambiar a partir del acuerdo de paz sellado ahora hace tres años y se ha concretado con el paro nacional de esta semana.

No es la primera vez que los colombianos salen masivamente a las calles a manifestar su desacuerdo con alguna política de Gobierno, pero sí la primera ocasión en que las movilizaciones se prolongan durante varios días de forma sostenida y a través de formas de protesta inéditas para el país, como los cacerolazos. Paradójicamente, la última movilización popular con un alcance masivo y nacional de dimensiones comparables fueron las marchas para repudiar a las FARC, en febrero de 2008. “Gracias al acuerdo que se firmó hace 3 años los colombianos pasaron de marchar en contra de secuestros, tomas guerrilleras y minas antipersonal, a marchar por más oportunidades y un mejor futuro. Una paz imperfecta siempre será mejor que una guerra perfecta”, escribió en sus redes sociales el expresidente Juan Manuel Santos (2010-2018), merecedor del Nobel de Paz por esos diálogos. Otro antecedente importante son justamente las marchas que pedían rescatar los acuerdos después de la derrota en el plebiscito por la paz, a finales de 2016. Algunos puntos del pacto fueron renegociados y el acuerdo final fue refrendado en el Congreso, aunque no volvió a pasar por las urnas. El propio Duque ya ha tenido que lidiar con oleadas de protestas de estudiantes e indígenas, pero ninguna con este alcance.

Otro hecho llamativo de la jornada de manifestación ha sido que el otro firmante de los acuerdos por parte de la insurgencia, Rodrigo Londoño, antes conocido como Timochenko, marchara en las calles de Medellín con sus banderas del Partido FARC y sin recibir agresiones como las que enfrentó recién finalizadas las negociaciones de paz. Esos ataques lo obligaron a cancelar su participación en las elecciones presidenciales, y las FARC han tenido una aceptación social casi nula en las urnas. Sin embargo, personas que se movilizaron en la capital de Antioquia, considerada un bastión del uribismo, expresaron que se trataba de rodearlos como ciudadanos ante la sensación de que el Gobierno los ha dejado solos, y el continuo asesinato de excombatientes en distintos lugares del país.

Que se pudieran tramitar los descontentos por caminos democráticos era precisamente uno de los objetivos del acuerdo de paz, que cumple tres años de firmado este domingo. Las movilizaciones entonces pueden leerse también como una conquista de este proceso, que apunta a dar “garantías para la movilización y la protesta pacífica”. Como escribió Humberto de La Calle, jefe negociador en La Habana: “Piensen por un momento en esto: ¿Qué tal esta situación con las FARC activas? ¡Gracias señor Acuerdo!”

La movilización que comenzó con el paro nacional del 21 de noviembre, convocado originalmente por las centrales obreras contra las reformas laboral y pensional, tiene una amplia amalgama de reclamos. Algunos manifestantes apuntan a pedir mayores recursos para la educación pública, otros airean su indignación frente a la corrupción, pero una buena parte de las razones se concentran en exigir el cumplimiento integral de lo pactado, o rechazar el incesante asesinato de líderes sociales, indígenas y excombatientes. La ambigüedad en torno a la implementación tiene efectos letales en los territorios a los que aún no ha llegado el Estado. Las consignas contra Duque y el expresidente Álvaro Uribe, el más férreo opositor de los diálogos de La Habana, han sido una constante que refleja un nuevo clima de opinión pública. Un giro que ya insinuaban las encuestas, en las que el mandatario alcanza una desaprobación del 69 por ciento y su mentor político también aparece en números rojos desde hace ya algún tiempo.

Duque, que atraviesa el momento más crítico de sus 15 meses en el poder, se proponía desde la campaña hacer cambios a los acuerdos sin llegar a “hacerlos trizas”, como piden las voces más intransigentes del uribismo. Pero ya como mandatario se ha estrellado con el respaldo a la implementación de la paz. Una de sus derrotas más significativas fue su apuesta por objetar aspectos de la justicia transicional –surgida de los acuerdos– que ya había superado el filtro de la Corte Constitucional. Al hundir sus reparos, el Congreso dejó claro que las mayorías legislativas estaban del lado de la paz.

Las elecciones locales y regionales de octubre, en las que avanzaron las fuerzas alternativas en ciudades como Bogotá y Medellín, asestaron un duro golpe al uribismo y fueron otra evidencia de que la confrontación entorno a los acuerdos está agotada. Duque escogió justamente a los alcaldes y gobernadores electos para iniciar el domingo un gran diálogo nacional como respuesta al malestar social. “Bogotá está lista para acordar ya la agenda anticorrupción, de empleo y juventud que la ciudadanía reclama”, fue la respuesta de Claudia López, la alcaldesa electa de la capital.

Un manifestante en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

 

“TOMADO DE: EL PAÍS”. / CATALINA OQUENDO. / SANTIAGO TORRADO.

 

‘#Chucky’ despertó; @HirvingLozano70 le anota al #Milán

El mexicano vuelve a perforar las redes tras una larga sequía en el empate 1-1 entre el Nápoles y el Milán

CIUDD DE MÉXICO.

Despertó ‘Chucky’ y le hizo daño al Milán. El mexicano Hirving Lozano se reencontró con el gol tras una larga sequía en el empate 1-1 entre el Milán y el Nápoles en la Serie A.

Tras un disparo de Lorenzo Insigne que sacudió el travesaño, Lozano cabeceó el esférico para superar al portero Gianluigi Donnarumma al 24’.

‘Chucky’ llegó a su segundo gol en la Serie A, luego de que el primero lo hizo ante la Juventus en su debut.

Pero el gusto duró poco. Cinco minutos después, Giacomo Bonaventura mandó su disparo al fondo.

El mexicano jugó 83 minutos y sumó su noveno encuentro con actividad en el Nápoles.

 

“TOMADO DEL: EXCÉLSIOR”.

Las protestas se intensifican en #Colombia y @IvanDuque saca el #Ejército a las calles

El presidente ha decretado el toque de queda en Bogotá y ha anunciado un diálogo social, pero sin especificar qué reformas realizará

Bogotá decretó el toque de queda a partir de las nueve de la noche (hora local) en toda la ciudad tras los actos vandálicos que se han producido en algunas zonas. El presidente de Colombia, Iván Duque, ha anunciado que sacará al Ejército a las calles en patrullas mixtas con la policía para garantizar el orden público. Un día después de una enorme movilización en el país, la capital se dividió este viernes entre dos sonidos superpuestos: los cacerolazos de ciudadanos pacíficos y los de las bombas aturdidoras de la policía que se enfrentaron durante todo el día a actos vandálicos y saqueos que causaron el caos, sobre todo, en el sur de la urbe.

“Debemos rechazar categóricamente cualquier forma de violencia”, subrayó Duque en un mensaje televisado al comienzo de la noche del viernes. El presidente, que no había hablado durante la jornada, a excepción de algunos anuncios en Twitter, encabezó un Gabinete extraordinario y visitó el puesto de mando unificado para coordinar a las fuerzas de seguridad. Además, afirmó que le solicitó a los alcaldes de todo el país tomar las medidas pertinentes para salvaguardar el orden, que incluyen la ley seca y el toque de queda, donde sean necesarios. “Para garantizar la seguridad en los lugares donde se está viendo perturbada la tranquilidad, he decidido fortalecer la presencia de la fuerza pública y aumentar las capacidades de inteligencia. He ordenado el despliegue de patrullas mixtas de la Policía y el Ejército Nacional en los lugares más críticos”, ha añadido.

La decisión, que no se tomaba desde 1977, ha sido anunciada momentos después de que el alcalde de la capital, Enrique Peñalosa, decretase esta medida en tres zonas populares: los distritos de Bosa, Ciudad Bolívar y Kennedy. Aquí ha empezado a aplicarse una hora antes que en el resto de localidades de la capital: a las ocho de la tarde. Al menos 146 personas han sido detenidas.

En estas zonas se produjeron durante la jornada del viernes ataques a las estaciones del Transmilenio, el principal sistema de transporte de la capital, saqueos a supermercados y enfrentamientos con la policía. “Lo que tenemos es una horda de delincuentes que destruyen los bienes de todos los ciudadanos, que saquean y roban, que quieren acabar con la ciudad. Son una minoría”, afirmó Peñalosa el viernes por la tarde.

En total, 76 estaciones del Transmilenio fueron atacadas y parcialmente destruidas, así como 79 autobuses del Sistema Integrado de Transporte (SITP), que funcionan en los barrios. A través de su cuenta de Twitter, Duque apoyó la medida para detener estos actos. “Nuestro objetivo es garantizar la seguridad de todos los bogotanos”, aseguró el mandatario.

Tras las críticas que ha recibido el presidente por no dar respuestas a las reivindicaciones de los ciudadanos que salieron masivamente a manifestarse el jueves, Duque ha llamado a una conversación nacional a partir del miércoles con diversos sectores sociales. Con ello, el mandatario pretende “fortalecer la agenda vigente de política social”, cerrar las brechas sociales y luchar contra la corrupción. Ese diálogo “se hará en las regiones con todos los sectores sociales y políticos”, empleará nuevas tecnologías y mecanismos participativos para todos los colombianos con el propósito de establecer un cronograma claro para “un camino significativo de reformas”, aunque no detalló cuáles serán.

Mientras la policía antidisturbios continuaba tratando de dispersar a estos grupos que han sembrado el caos en el sur de la capital, miles de bogotanos han caminado largas horas intentando llegar a sus casas, debido a la suspensión total del Transmilenio. Otros han ido apiñados e incluso colgados de autobuses y hay quienes se han subido a pick-ups para tratar de llegar al sur de la ciudad.

Las protestas se intensifican en Colombia y Duque saca el Ejército a las calles

La oposición respondió este viernes al presidente sobre el paro nacional que se vivió el jueves en todo el país. “La ciudadanía marchó masivamente para decir que sus problemas deben ser resueltos ya (…) Es el mandato ciudadano más claro y contundente”, subrayó en su réplica el congresista Mauricio Toro, del partido Alianza Verde. También condenó los actos vandálicos, sin embargo, los atribuyó a una “ínfima minoría”. “Rechazamos que el señor Iván Duque en su alocución [del jueves] se haya enfocado en estos hechos marginales, en vez de dar una respuesta concreta y clara a los reclamos ciudadanos. Su silencio ante las demandas del pueblo es la peor respuesta”.

Además del toque de queda, que impide la movilidad por la capital entre las nueve de la noche del viernes y las cinco de la mañana del sábado, también se han levantado las restricciones a los vehículos según su placa y se mantiene la prohibición de vender alcohol en Bogotá. Los hechos de este viernes obligaron a cancelar también el partido del tenista Roger Federer, así como el juego por la fase semifinal de la liga de fútbol entre Santa Fe y Cali, que estaba programado para el sábado en la tarde.

A pesar de las medidas, las protestas espontáneas se hicieron sentir de nuevo en la ciudad. En medio de la crispación, un grupo de manifestantes protagonizó una cacerolada pacífica en la plaza de Bolívar que ha sido dispersada por la policía con gases lacrimógenos. Numerosos bogotanos se han unido a esta protesta en otros barrios del centro y el norte de la ciudad.

“Estoy protestando porque estoy indignado con este Gobierno, por la falta de visión, de liderazgo, de profundidad, por los lugares comunes y los discursos vacíos, por decir que nos escucha cuando militariza la ciudad. ¿Qué demonios es la economía naranja?”, reclamaba dos horas antes del toque de queda Daniel Medina, un politólogo de 25 años, mientras se unía a los cacerolazos en el parque de la 93, en el acomodado norte de Bogotá.

PERIODISTAS Y TAXISTAS, LOS ÚNICOS EXENTOS DEL TOQUE DE QUEDA

Tras decretarse el toque de queda, a partir de las 21.00 de este viernes, quien se encuentre en la calle podrá ser retenido por las fuerzas de seguridad. Solo la fuerza pública, los periodistas acreditados y algunos taxistas —los que realicen viajes al aeropuerto o trayectos interurbanos— pueden permanecer en la vía pública. La medida está contemplada en el decreto 1355 de 1972, que permite a los mandatarios locales restringir la libre circulación para “garantizar la seguridad y salubridad públicas”. No se aplicaba en toda la ciudad desde 1977, cuando el entonces presidente Alfonso López Michelsen la decretó debido a los disturbios ocurridos durante un paro cívico. Aunque en 2013, el exalcalde Gustavo Petro aplicó la medida solo lo hizo en una zona: la localidad de Ciudad Bolívar.

https://youtu.be/YDzPSbFSYQQ

 

“Tomado de: El País”. / CATALINA OQUENDO. / SANTIAGO TORRADO.

 

La #Cultura sale a la calle en #Chile para apoyar las protestas

El movimiento recibe el respaldo de artistas internacionales como Patti Smith, Peter Gabriel o Daddy Yankee. Conciertos, ‘performances‘ y viñetas se cargan de activismo

Cuando en la alfombra roja de los Grammy Latinos de la semana pasada la cantautora chilena Mon Laferte se abrió el vestido para mostrar el mensaje “En Chile torturan, matan y violan”, el mundo vislumbró la punta de un iceberg: el intenso movimiento cultural en favor de las protestas que expresan el malestar de una porción importante de la población que se siente al margen de la senda de desarrollo del país. Un movimiento que ha reunido a creadores de distintas disciplinas y diversos grados de fama: desde artistas anónimos que pintan los muros de las ciudades hasta la exitosísima escritora Isabel Allende, todos se han sumado.

“Nunca antes un estallido social en Chile había hecho surgir tantas nuevas composiciones y grabaciones en tan poco tiempo”, relata la periodista y escritora Marisol García. “La música ha estado largamente vinculada en este país a la opinión social y, en algunos casos, al activismo político, pero esa tradición también parecía quieta hasta ahora. Desde el 18 de octubre conocemos al menos una nueva composición por día sobre el debate en Chile, y en las claves más diversas; desde raperos hasta dj’s electrónicos”, señala esta investigadora especialista en música.

Hace escasos días y a pocos metros del epicentro de las protestas ciudadanas en Santiago, los transeúntes podían encontrar pruebas de esta movilización cultural en la plaza Baquedano, en el teatro de la Universidad de Chile, sede de la Orquesta Sinfónica Nacional. La formación había salido del recinto a tocar en plena calle. “Estamos peleando por lo mismo que lucha el pueblo y nuestra forma de expresarnos es tocando”, explicaba el violinista Daniel Zeleya.

Uno de los emblemas de este mes de movilizaciones, que también ha reverdecido el impacto que los humoristas gráficos tuvieron en la dictadura, ha sido El derecho de vivir en paz del cantautor Víctor Jara, asesinado poco después del golpe de Estado de 1973. Quedó demostrado el día de la marcha que reunió el 25 de octubre a más de un millón de personas en Santiago de Chile. Convocados por el colectivo Mil Guitarras para Víctor Jara, cientos de guitarristas se reunieron frente a la Biblioteca Nacional para interpretar sus obras. El emocionante tema del cantautor fue la pieza elegida también por un grupo de 18 intérpretes chilenos de música clásica, que viven repartidos por el mundo, desde Israel a Alemania o Nueva York. Convocados por el chelista Daygoro Serón, que vive en Austria, cada uno se grabó con una cámara y de esas imágenes y sonidos ensamblados resultó un vídeo que circula en las redes. “Llena de esperanza observar que en Chile diferentes sectores sociales y políticos puedan unirse por la lucha contra la desigualdad, en un movimiento espontáneo y transversal”, opina el guitarrista Emmanuel Sowicz, con residencia en Londres, que formó parte de la iniciativa.

“Presidente Piñera, de todas partes del mundo, escritoras y escritores hemos visto que Chile cambió y no hay vuelta atrás”, decía Isabel Allende en el arranque de un vídeo del colectivo de autoras chilenas AUCH! que circuló en los primeros días de una protesta que, tras un mes, ha dejado 23 muertos y 2.391 heridos civiles, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, y 1.974 agentes del Estado lesionados, según el Gobierno. La voz y las opiniones de la famosa autora de La casa de los espíritus era secundada en la grabación por las voces de mujeres y hombres de las letras de todo el mundo, desde la nicaragüense Gioconda Belli al peruano Santiago Roncagliolo, en un grito de protesta que exigía “dignidad y no balas”.

La literatura, tanto dentro como fuera de las fronteras de Chile, se ha movilizado ante el estallido social, “gestionando cartas de apoyo, firmando declaraciones, escribiendo columnas de opinión, moviendo cadenas en redes, organizando lecturas en lugares públicos, asistiendo a asambleas autoconvocadas”, según describe la joven novelista Alejandra Costamagna. Tienen un objetivo: “Sumarse a la demanda por una sociedad más equitativa y con más justicia social, donde los bienes sociales no sean mercancías, sino derechos”, reflexiona la autora de El sistema del tacto, finalista del Premio Herralde de Novela 2018.

Y entre tanta agitación literaria, tal vez haya sido el teatro el que mejor ha entendido el nuevo Chile que se ha dejado ver en las protestas, con el trabajo que desde hace años realizan dramaturgos como Guillermo Calderón o Luis Barrales. El mundo del cine también ha sido activo en estos días. La sede de la productora Fábula, del cineasta Pablo Larraín, acogió un encuentro ciudadano del mundo audiovisual para “compartir un momento de reflexión”. En paralelo, diferentes colectivos, como Registro Callejero, documentan lo que ocurre en las calles. Para la actriz y directora Manuela Martelli, que ha salido con su cámara a grabar la protesta, “en Chile existe la sensación de abuso, desigualdad y de que el país crece, pero que no a todos por igual”.

El movimiento ha alcanzado también a los grandes museos. Claudia Zaldívar, directora del Museo Solidaridad Salvador Allende, relata que los primeros días tomaron la decisión de no abrir las puertas del centro mientras los militares estuvieran en las calles, después de que el Gobierno decretara el estado de excepción. “Hicimos un cabildo con los ciudadanos del barrio. El museo al servicio de la comunidad como espacio de diálogo”, señala Zaldívar.

Por su parte, la asociación gremial Arte Contemporáneo Asociado —que reúne a artistas, teóricos y comisarios— se ha organizado estos días para intervenir el espacio público. En la marcha masiva del 25 de octubre, se enfocaron en seis monumentos de Santiago de Chile, símbolos de la cultura nacional, la historia y los grandes relatos. Y a modo de mortaja, los cubrieron con telas. Según Diego Parra, crítico de arte y parte de la directiva de la agrupación, “se trata de impugnar desde la propia especialidad, que es la visualidad y lo simbólico”.

CABILDO CIUDADANO

El movimiento ha alcanzado también a los grandes museos. Claudia Zaldívar, directora del Museo Solidaridad Salvador Allende, relata que los primeros días tomaron la decisión de no abrir las puertas del centro mientras los militares estuvieran en las calles, después de que el Gobierno decretara el estado de excepción. “Hicimos un cabildo con los ciudadanos del barrio. El museo al servicio de la comunidad como espacio de diálogo”, señala Zaldívar. Por su parte, la asociación gremial Arte Contemporáneo Asociado —que reúne a artistas, teóricos, comisarios— se ha organizado en estos días para intervenir el espacio público. En la marcha masiva del 25 de octubre, se enfocaron en seis monumentos de Santiago de Chile, símbolos de la cultura nacional, la historia y los grandes relatos. Y a modo de mortaja, los cubrieron con telas. Según Diego Parra, crítico de arte y parte de la directiva de la agrupación, “se trata de impugnar desde la propia especialidad, que es la visualidad y lo simbólico”.

 

“Tomado de: El País”. / ROCÍO MONTES.

 

Manifestantes suben al monumento al general Baquedano durante el octavo día de protestas contra el gobierno del presidente Sebastián Piñera el 25 de octubre de 2019 en Santiago, Chile.
1.- Manifestantes suben al monumento al general Baquedano durante el octavo día de protestas contra el gobierno del presidente Sebastián Piñera el 25 de octubre de 2019 en Santiago, Chile. MARCELO HERNÁNDEZ. GETTY
La artista estadounidense Patti Smith en el teatro Caupolicán de Santiago, el 18 de noviembre.
2.- La artista estadounidense Patti Smith en el teatro Caupolicán de Santiago, el 18 de noviembre. PATRICIA NIETO. EFE
3.-  CLAUDIO ROCCO
Un grupo de guitarristas frente a la Biblioteca Nacional, en la Alameda de Santiago de Chile, tocando canciones de Víctor Jara, el cantautor asesinado durante los primeros días de la dictadura, en septiembre de 1973. Ha sido uno de los emblemas de estas jornadas de protestas.
4.- Un grupo de guitarristas frente a la Biblioteca Nacional, en la Alameda de Santiago de Chile, tocando canciones de Víctor Jara, el cantautor asesinado durante los primeros días de la dictadura, en septiembre de 1973. Ha sido uno de los emblemas de estas jornadas de protestas. PEDRO UGARTE. AFP
Ilustración de Cometa Ludo de las protestas en Chile.
5.- Ilustración de Cometa Ludo de las protestas en Chile. COMETA LUDO
La cantante chilena Mon Laferte, expone su pecho en donde está escrito: "En Chile torturan, violan y matan", a su llegada a la 20a Entrega Anual del Latin Grammy en Las Vegas, el 14 de noviembre.rn
6. La cantante chilena Mon Laferte, expone su pecho en donde está escrito: “En Chile torturan, violan y matan”, a su llegada a la 20a Entrega Anual del Latin Grammy en Las Vegas, el 14 de noviembre. BRIDGET BENNETT. AFP
La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción durante un concierto que ofrece gratuitamente y al aire libre en apoyo a las protestas, el 6 de noviembre.rn
7.- La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción durante un concierto que ofrece gratuitamente y al aire libre en apoyo a las protestas, el 6 de noviembre. TWITTER @UDECONCEPCION
'El despertar', fotografía artística con el salto de la bailarina Catalina Duarte ante carros de la policía en Santiago de Chile el 25 de octubre.
8.- ‘El despertar’, fotografía artística con el salto de la bailarina Catalina Duarte ante carros de la policía en Santiago de Chile el 25 de octubre. MARIA PAZ MORALES

#T-MEC está en el ‘limbo’ y las dudas por el sindicalismo mexicano crecen

En Estados Unidos, los demócratas en la Cámara de Representantes ponen ‘en jaque’ el avance del pacto, esto debido a las querellas en materia laboral en México

Fue un momento histórico para México: la primera vez que trabajadores tenían derecho a votar sobre un contrato laboral negociado por su sindicato bajo una nueva ley.

La votación, celebrada una tarde de principios de septiembre en una fábrica propiedad del gigante del cemento Cemex, también tenía como objetivo demostrar a funcionarios del partido demócrata en Estados Unidos, y a los líderes sindicales que los apoyan, que México estaba cumpliendo sus promesas de fortalecer las reglas de representación sindical bajo la nueva propuesta al antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sin estándares laborales más estrictos, los demócratas de la Cámara de Representantes amenazaron con rechazar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, conocido como T-MEC, poniendo en riesgo los esfuerzos por modernizar un acuerdo que ya cumple 25 años.

La votación final de ese día fue abrumadoramente a favor, 165 contra 2, pero hubo una trampa: algunos trabajadores de Cemex no entendían completamente sobre qué estaban votando. Además, algunos dijeron que su sindicato había hecho falsas afirmaciones de que podrían perder sus beneficios si rechazaban el contrato.

Para algunos sindicatos estadounidenses, la votación fue una prueba más de que el acuerdo comercial no contiene suficientes medidas de ejecución para ganar su apoyo, que es fundamental para la aprobación del mismo. Señalan, irónicamente, que los sindicatos de México representan el mayor obstáculo.

Durante mucho tiempo criticados por no representar las necesidades de los trabajadores, los sindicatos locales presionan rápidamente los votos sobre los contratos laborales antes de que surjan competidores más fuertes.

“Ciertamente no creo que vaya a satisfacer a los sindicatos en EU”, señaló Ben Davis, director de asuntos internacionales de United Steelworkers, una afiliada de AFL-CIO.

“Existe un riesgo real de que efectivamente se convoque a los trabajadores, entreguen un contrato y se les pida que voten a favor de esto o perderán sus beneficios”.

El acuerdo comercial permanece en el limbo en Washington. Demócratas se han reunido con funcionarios de la administración Trump para tratar de llegar a un acuerdo para su ratificación, lo que el Congreso en México ya ha hecho.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, ha elogiado las recientes reformas laborales de México, aunque ha expresado preocupaciones ante su implementación. Si el líder de AFL-CIO, Richard Trumka, da su aprobación, el voto del T-MEC podría ser un hecho antes de Navidad, indicaron demócratas el martes, señal de la importancia de las fuerzas laborales estadounidenses en la evaluación del acuerdo.

Sin embargo, Trumka destacó más temprano en el día que se necesitaba más trabajo.

EU quiere que el nuevo tratado aumente eventualmente los salarios mexicanos, que son en promedio una quinta parte de los del territorio estadounidense, para que menos empresas de esa nación pasen la frontera para ahorrar costos. Para lograrlo, el pacto comercial propone reforzar los derechos de los trabajadores eliminando lo que se conoce en México como “contratos de protección”.

Es una práctica en la que líderes sindicales mexicanos cercanos a la gerencia negocian contratos sin tener que obtener la aprobación de los trabajadores. En muchos casos, de hecho, los trabajadores ni siquiera sabían que estaban sindicalizados.

El sistema se convirtió en ley después de la revolución mexicana de 1910 para dar a los sindicatos más poder y aparentemente para ayudar a los trabajadores. Las empresas lo han apoyado como una forma de evitar los paros laborales que cualquier sindicato puede solicitar.

En mayo, México promulgó una medida de reforma laboral que requiere que los trabajadores “validen” en votos secretos cada contrato que se estableció bajo el antiguo régimen, son cerca de 550 mil.

También requiere un voto secreto para que los trabajadores elijan sus sindicatos y para futuros contratos. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, prometió 900 millones de dólares para la ejecución de las reformas.

Pero los sindicatos locales luchan vigorosamente contra los cambios en varios frentes. La CTM, la mayor confederación sindical de México, junto con otros sindicatos que se han beneficiado del antiguo sistema, han presentado más de 400 solicitudes de órdenes judiciales para bloquear la ley, indicando en su mayoría que infringe su derecho de autogobierno. Pocos han tenido éxito.

Tomando el voto de Cemex como ejemplo, los sindicatos internacionales dicen que los locales no se están adhiriendo al espíritu de la ley que requiere los votos de validación. En cambio, obligan a votar antes de que grupos laborales verdaderamente independientes puedan representar una verdadera competencia, sostienen los críticos.

“No nos dieron casi previo aviso de que se acercaba la votación”, indicó Alejandro Badillo, quien trabaja en la cantera de la planta de Cemex en Hidalgo.

Mencionó que sus representantes laborales le comentaron que otro sindicato más alineado con los intereses de la compañía estaba tratando de organizarse, lo que lo asustó e hizo que votara a favor de su contrato.

“El sindicato nos dijo que si votábamos por otro sindicato, perderíamos todo lo que habíamos ganado”.

De hecho, un voto negativo en contra del contrato no eliminaría ningún beneficio, refirió la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que envió una copia de la boleta electoral a Bloomberg donde se indica todo esto, y los trabajadores pueden verla.

La dependencia federal está diseñando campañas de información y capacitación para preparar a los empleados para los votos, y dice que por ahora ha estado enviando inspectores para supervisar.

Juan Carlos Reyes explicó que tuvo tiempo suficiente para revisar el contrato. Pero él también fue advertido por el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Cemento de que votar en contra sería “botar por la ventana 25 años de lucha sindical”.

Los trabajadores deben ser informados de que votar en contra de sus contratos es una oportunidad única para renegociarlos y cambiar fácilmente de sindicato si así lo desean, aseguró Gladys Cisneros, directora del Centro de Solidaridad, el grupo de defensa laboral de la AFL-CIO en México.

El problema principal, agregó, es que los mismos sindicatos que han mantenido a los empleados fuera del proceso de organización durante décadas no deberían ser los únicos que deciden cómo y cuándo celebrar la votación. Así se correría el riesgo de convertir el proceso en otra forma de aprobación maquinal.

Alfonso Cruz, representante del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Cemento, indicó que el sindicato eligió celebrar la votación tan rápido en la planta de Cemex porque había estado representando adecuadamente a los trabajadores desde el principio.

Si bien sindicatos rivales han estado compitiendo para organizarse en otras plantas de Cemex, reiteró que ninguno se ha acercado a la fábrica en el centro de México donde trabaja Badillo.

“No tenemos nada que ocultar”, puntualizó, señalando el abrumador voto por el sí. “Los contratos laborales siempre se publican en lugares donde todos pueden verlos”.

“TOMADO DE: EL FINANCIERO”. / NACHA CATTAN.

La crispación política rompe el #MovimientoPorLaPaz en México

El llamado del activista Javier Sicilia para exigir un cambio en la estrategia de seguridad le genera una cascada de críticas

La política se ha colado en uno de los temas que más unidad deberían lograr en México, la paz. El debate sobre la pacificación del país en el momento más violento de su historia ha entrado en el territorio de la crispación, que guía buena parte de la discusión pública. El ambiente se ha tensado después de que Javier Sicilia, uno de los activistas más visibles en contra de la guerra contra el narcotráfico en México, llamara a salir nuevamente a las calles para exigir un alto a la violencia. Su petición ha encontrado una decidida oposición del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y sus simpatizantes, quienes hace algunos años marcharon junto al propio Sicilia para exigir el fin de la sangría iniciada en la Administración de Felipe Calderón.

“Durante tu campaña, presidente, prometiste hacer de la verdad, la justicia y la paz la agenda de la nación. Por desgracia dejaste a un lado esas promesas para poner en su lugar otras que carecen de sentido cuando el país está en llamas”, escribió el domingo Sicilia en la tercera carta abierta que dedica a López Obrador en el semanario Proceso. “Nos están matando, desapareciendo, violentando de maneras cada vez peores. Es momento de cambiar la estrategia por una a la altura de la emergencia nacional y la tragedia humanitaria que padecemos”, añadió.

El activista, cuyo primogénito fue asesinado junto a seis amigos en 2011, anunció en una entrevista con EL PAÍS que volverá a las calles para exigir un cambio en la estrategia de seguridad del Gobierno, que ha redoblado la apuesta en la utilización del Ejército y en la creación de una Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad que ha generado muchas dudas entre los expertos.

El envite ha sido recibido con frialdad en Palacio Nacional. López Obrador descartó el lunes modificar su estrategia de seguridad y evitó comprometerse a recibir a Sicilia. El presidente dijo que el activista puede ser atendido por el subsecretario de Gobernación (Interior) que se ocupa de derechos humanos y de la relación con las víctimas, Alejandro Encinas. “Yo tengo también muchas actividades, tengo que administrar mi tiempo”, anunció el mandatario en su conferencia de prensa.

Una obstinada cascada de comentarios en las redes sociales siguió al desaire lanzado desde la principal tribuna política del país. Los mensajes tenían el descrédito de Sicilia como objetivo. “Es mi amigo, excelente poeta, pero pésimo como político, lamentable que haya abandonado su Movimiento en momentos difíciles”, escribió en Twitter el padre Alejandro Solalinde, un defensor de los derechos humanos de los migrantes y simpatizante de la autodenominada Cuarta Transformación.

“No es lo mismo marchar que construir transformando las estructuras. Es el momento de la acción comprometida con cambios radicales”, dice por teléfono Solalinde. El religioso caminó junto a Sicilia en la caravana del Movimiento por la paz con justicia y dignidad, que visitó diversas ciudades del país en 2011 visibilizando a las víctimas. “Esta marcha es la mejor oportunidad que hemos tenido frente a la situación grave que vivimos, para rehacer al país que va en picada y poner un alto a la violencia”, decía entonces Solalinde al periodista José Gil Olmos.

Ocho años más tarde y después del primer triunfo de la izquierda en años, las cosas son muy diferentes. El Movimiento por la paz dejó de ser el principal escaparate para las víctimas. Este tipo de colectivos se han multiplicado a más de medio centenar ante el fracaso de diferentes gobiernos en el combate a la violencia. Los hay de madres que buscan en fosas, asociaciones civiles de empresarios de derechas o grupos de víctimas decididas a acompañar al Gobierno, como es el caso de los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Sicilia sabe que su figura está desgastada tras varios años bajo los reflectores, además del uso político del que fue presa su movimiento. Además, se refugió como funcionario académico en la universidad del Estado de Morelos, cuyo rector fue muy cuestionado.

“Hay revolucionarios de hechos y otros de café, que nada más dicen y hablan”, dice Solalinde sobre su excompañero de lucha. “Javier no tiene visión. Era el símbolo en un momento de hartazgo. Pudo haber liderado, pero le faltó dimensión política”, considera Solalinde. El religioso católico incluso dijo que durante varios kilómetros recorridos en la caravana, Sicilia recogió peticiones y relatos de casos e injusticia de cientos de víctimas. “¿Qué hizo él con todo eso?”, se pregunta.

Para Emilio Álvarez Icaza, exintegrante del movimiento por la paz, es un problema de perspectiva. “Ahora hay posiciones distintas dentro de un espectro que en otro momento luchó codo con codo por la paz y la justicia. Aquí el asunto es cómo te paras ante este nuevo gobierno”, dice el defensor de derechos humanos, quien en septiembre de 2018 se convirtió en senador por el partido Movimiento Ciudadano. Algo que no le perdonaron algunas víctimas de la violencia y muchos simpatizantes de Morena, el partido en el poder.

Álvarez Icaza ha abrazado desde entonces su papel de opositor a la Administración de López Obrador. “Qué bueno que el Gobierno tiene empatía con las víctimas, pero eso no alcanza para hacer política pública. ¿Dónde están los equipos de búsqueda de los desaparecidos? ¿Qué han hecho para disminuir la falta de médicos forenses?”, señala el exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El senador y Sicilia han sido colocados en el bando de los enemigos de López Obrador. “Es lamentable que estén en la oposición de un presidente que busca la democracia. ¿Cómo es posible que estén del lado de los empresarios que obstaculizan a este Gobierno en lugar de unírsenos?”, se pregunta Solalinde. El reclamo es similar al de otros militantes de Morena. El escritor Pedro Miguel, consejero del Instituto de formación política del partido, sugirió en las redes sociales que Sicilia “se integró de plano a la reacción oligárquica y conservadora que busca deponer al Gobierno de la Cuarta Transformación”.

El llamado a la movilización continúa en un año que cerrará con récord de homicidios. La convocatoria a la movilización ha sumado apoyos y críticas. Su fin es volver a colocar la inseguridad y la violencia en el centro de la agenda de un Gobierno que parece tener otras prioridades. La pacificación ha roto los consensos que existían en la izquierda mexicana. Álvarez Icaza le resta gravedad a esta división: “La construcción de la paz no está exento de tensiones”.

JAVI
Javier Sicilia, en su casa de Cuernavaca. GLADYS SERRANO. EL PAÍS

 

“Tomado de: El País”. / LUIS PABLO BEAUREGARD.

 

 

#AsiloAEvo // @evoespueblo llega a México como asilado político

El expresidente boliviano, Evo Morales, pisa suelo mexicano. En vídeo, la llegada del exmandatario.MÓNICA GONZÁLEZ

El viaje del expresidente desde Bolivia ha supuesto una odisea diplomática para López Obrador 

Evo Morales ya está en México. El expresidente boliviano ha aterrizado pasadas las 11 de la mañana de este martes en el aeropuerto internacional de la capital mexicana, después de un viaje que ha supuesto una odisea diplomática para el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que el lunes otorgó el asilo político al líder boliviano por razones humanitarias. Junto a él, ha llegado a México, el que fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera y su ministra de Salud y expresidenta del Congreso, Gabriela Montaño.

Morales despegó a última hora de la tarde desde la base de Chimoré, una pequeña localidad del departamento de Cochabamba en un avión de la fuerza aérea mexicana. La gestión para lograr que el exmandatario boliviano abandonase el país duró casi todo el día, no estuvo exenta de inconvenientes e implicó a varios Gobiernos sudamericanos. En un principio estaba prevista una escala en Lima, pero el avión se tuvo que desviar a Paraguay para una parada técnica de unas cuatro horas. Finalmente, después de atravesar aguas internacionales ingresó por el Estado mexicano de Oaxaca hasta Ciudad de México.

“Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida”, tuiteó el líder boliviano antes de subirse al avión. “Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”, añadió en la red social.

Poco después, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, colgó una foto de Morales en el interior de la aeronave, cubierto por una bandera mexicana: “Ya despegó el avión de la Fuerza Aérea Mexicana con Evo Morales a bordo. De acuerdo a las convenciones internacionales vigentes está bajo la protección del de México. Su vida e integridad están a salvo”, destacó Ebrad.

Fotografía de la cuenta de Twitter de Morales del lugar en el que, según el expresidente, pasó la noche del domingo tras dimitir.
Fotografía de la cuenta de Twitter de Morales del lugar en el que, según el expresidente, pasó la noche del domingo tras dimitir. EFE

México otorgó este lunes asilo político a Evo Morales por razones humanitarias tras su renuncia como presidente de Bolivia el domingo, fruto de las protestas y las presiones de los militares. El asilo se dio después de que Morales aceptase el ofrecimiento del Gobierno de López Obrador.

Ebrard explicó que la decisión se da “en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia, en donde la vida [de Evo Morales] y su integridad corren riesgo”. El Gobierno de México, indicó el canciller, se ha comunicado con la Cancillería boliviana para que, “bajo el derecho internacional, proceda a otorgar el correspondiente salvoconducto y las seguridades, así como garantías de que la vida, integridad personal y libertad del señor Morales no serán puestas en peligro y que podrá ponerse en seguridad”. Desde su renuncia, Morales se ha resguardado en el Chapare, la zona cocalera del centro del país, uno de sus principales bastiones, donde gestó su carrera como líder sindical.

En las gestiones para trasladar a Evo Morales a México también participó el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, quien durante la presentación de un libro en Buenos Aires agradeció al mandatario peruano, Martín Vizcarra, su colaboración, informa Federico Rivas: “Mi gratitud al presidente de Perú, porque él habilitó el espacio aéreo peruano para que pueda llegar un avión de México para buscarlo a Evo”, dijo Fernández. “Se movió diplomáticamente para facilitar la llegada de ese avión. Aún estamos esperando que llegue y espero que llegue pronto. Gracias al presidente Vizcarra. Perú es otro país que muchas veces abrió las puertas a los necesitados y perseguidos de América Latina”, añadió.

 

“Tomado de: El País”. / JAVIER LAFUENTE.

 

#AsiloAEvo // @m_ebrard confirma que @evoespueblo abordó avión mexicano para su traslado

Un avión de la Fuerza Aérea mexicana llegó este lunes a Lima, Perú para encontrarse con el expresidente de Bolivia, informó previamente el Ministerio de Relaciones Exteriores peruano

El canciller Marcelo Ebrard informó la noche de este lunes que Evo Morales ya se encuentra en el avión del Gobierno de México.

“Evo Morales ya está en el avión del Gobierno de México enviado para asegurar su traslado seguro a nuestro país”, escribió vía Twitter.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dio a conocer minutos antes que un avión de la Fuerza Aérea mexicana llegó a Lima, Perú para trasladar a Evo Morales a México.

En la página de internet de la dependencia peruana se informó: “en la fecha, a solicitud del Gobierno de México se concedió permiso de sobrevuelo y abastecimiento de combustible en nuestro país a un avión oficial mexicano, el cual ha partido a las 18:30 horas con destino a Bolivia.

“Esta decisión es consistente con nuestras obligaciones derivadas de la Convención de Caracas de 1954 sobre Asilo Diplomático”, se lee en el anuncio.

La decisión del Gobierno del país andino de permitir la estancia del avión mexicano es consistente con el compromiso que adquirió dicho país para contribuir a una transición pacífica en Bolivia.

Este lunes más temprano, el canciller mexicano informó que el país concedió asilo político al expresidente de Bolivia. Morales solicitó “verbal y formalmente asilo político en nuestro país”, dijo Ebrard.

“La cancillería mexicana, previa opinión de la Secretaría de Gobernación, en voz de la ministra Olga Sánchez Cordero, ha decidido concederle asilo político al señor Evo Morales por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia en donde su vida e integridad corren riesgo”, agregó.

“Tomado de: El Financiero”.

#Bolivia // ‘Parto rumbo a México, pero volveré con más fuerza’: @evoespueblo

A través de redes sociales, el expresidente de Bolivia detalla que le duele abandonar el país por razones políticas, ‘pero siempre estará al pendiente’

CIUDAD DE MÉXICO.

Através de redes sociales, Evo Morales, quien el domingo renunció a la presidencia de Bolivia, informó esta noche que parte rumbo a México, “pueblo hermano que le brindó asilo”.

“Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida”, escribió en su cuenta de Twitter.

En dicha publicación destaca que le duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estará al pendiente.

“Pronto volveré con más fuerza y energía”, destacó.

Mientras que Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), informó que Evo Morales ya está en el avión del Gobierno de México enviado para asegurar su traslado a nuestro país.

“TOMADO DE: DIARIO EXCÉLSIOR”.