#DosBocas: Agua refinada*/ #Columna #DemocraciaVirtual/ Escribe el Periodista Eugenio Hernández Sasso


Agua refinada
Eugenio Hernández Sasso

En múltiples ocasiones se ha mencionado y en redes sociales han circulado infinidad de videos en los que se aprecia que, con una lluvia normal en Tabasco, la refinería Olmeca, todavía en construcción en Dos bocas, Paraíso, se inunda de manera natural.

Esto, además de representar un problema para la emblemática obra de la 4T, también ocasiona una crisis para los habitantes de ese municipio porque ahora se van al agua zonas que antes no conocían ni siquiera lo que era un encharcamiento.

¿Qué fue lo que pasó? Nadie sabe con certeza la respuesta porque lo que abunda en esa obra es la desinformación. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, se conduce con tal opacidad que verdaderamente es digna de reconocimiento, pues ha logrado engañar al mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, al hacerle creer que todo va bien y que no pasa absolutamente nada.

La construcción de la refinería fue cuestionada desde el principio por dos motivos: la falta de planeación y la opacidad. Esto quiere decir que, desde antes de empezar a rellenar los vasos reguladores naturales de la zona, no se contaba ni se contó nunca con un análisis de costo-beneficio y las obras se iniciaron sin una manifestación de impacto ambiental.

Ahora bien, según los que saben de este tema, las emisiones de CO2 de la refinería Olmeca, por los 20 años de operación establecidos en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), serían el equivalente a talar aproximadamente 183 millones de árboles. Si se proyecta una vida útil de 40 años, el equivalente es de más de 366 millones de árboles.

O sea, el programa Sembrando Vida valió sorbete, porque la contaminación que generará la obra cumbre de la Cuarta Transformación en Tabasco será demoledora; pareciera que la intención del presidente Andrés Manuel López Obrador es sembrar la muerte a sus paisanos.

La economía no ha detonado con esa obra, y si nos vamos a la repercusión de las lluvias más recientes en la entidad, la misma alcaldesa de Paraíso, Ana Luisa Castellanos, señaló que hasta el palacio municipal se fue a pique. Es decir, como no hubo planeación y rellenaron vasos reguladores a como Dios les dio a entender, ahora el agua inunda gran parte de la cabecera municipal.

Mucha razón tiene la diputada Soraya Pérez Munguía de estar preocupada por la situación, pues señaló que al no haber información precisa de lo que ahí se hace, se desconoce a dónde se dirige toda el agua que capta la refinería, ni se sabe si el Río Seco está tapado, porque ese afluente desemboca en el mar y servía como un desfogue en tiempos de inundaciones.

Además, las hectáreas de mangle que se desforestaron colabora a que la situación sea más intensa y, al rellenarse los vasos reguladores, como ya se comentó al principio, el agua se desparrama y procede a inundar la ciudad de Paraíso.

La manifestación de impacto ambiental establece que si la refinería produce inundaciones en las zonas aledañas, tiene que verificarse la obra y determinar qué tipo de acciones van a desarrollar para no contribuir a perjudicar la ciudad.

Esto es lo que no quiere reconocer Rocío Nahle porque podría costarle hasta el cargo, por eso le es más fácil mentirle a los tabasqueños y engañar al presidente López Obrador, quien al ser un perfecto conocedor de la geografía de su estado sería juzgado por la historia como cómplice de los problemas futuros que cauce la monumental obra.

Otro que tiene responsabilidad en el tema es Octavio Romero Oropeza, aunque se lave las manos como Poncio Pilatos, pero que seguramente los paraiseños sabrán cómo tratarlo en su momento, si es que persiste en su aspiración de buscar la candidatura al gobierno del estado para el 2024.

La pregunta que se hacen algunos comentaristas de café es: ¿será que el petróleo realmente es un motor de desarrollo o de estancamiento para Tabasco? ¿Será que haber tenido un presidente tabasqueño fue de bendición o de maldición para la tierra del poeta Carlos Pellicer?

Desafortunadamente la respuesta se tendrá en los años venideros y será muy difícil corregir el daño. La verdad, aunque duela, diría el vulgo.



Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: