#La mente reprobada del “hermano» Bracamonte*/ #Armagedon #Columna/ Escribe el Periodista Alfredo A. Calderón Cámara

Armagedón//
“Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen”
Romanos 1:28//
La mente reprobada del “hermano Bracamonte”//
Alfredo A. Calderón Cámara//
alfredocalderon1960@gmail.com//
Desde niño, por años acudió y acude a la iglesia evangélica pentecostés “Dios es amor”, el diputado Jorge Orlando Bracamonte Hernández ahora -sólo los domingos-, pero es miembro junto con toda su familia, incluso su señora madre, doña Ana Hernández -la hermana Ana- una dama respetable y creyente devota, es Coordinadora de culto, participa en lo que llaman “Encuentros” y “Escuela de padres”, lleva una vida sana; pero, dice la máxima: “hijos chicos problemas chicos, hijos grandes, problemas grandes”, aunque ella y su esposo, son personas honorables
Tomamos como referencia el versículo de Romanos 1:28, precisamente por su explicación y significado, ahí el apóstol Pablo habla cómo Dios entrega a las personas apostatas a una mente reprobada. Usted se preguntará ¿Qué tiene que ver la iglesia con el voto a favor del diputado Bracamontes de la ley “Sodoma y Gomorra”? ¡Tiene que ver todo! La Biblia dice: “Por sus frutos los conoceréis” y social, moral, emocional y espiritualmente este diputado pertenece a una familia cristiana, modelo, que tiene en la Biblia su regla de norma y conducta
Eso ordena que debe amar a los pecadores, pero debe rechazar el pecado; es decir, debe tener benignidad con la comunidad lésbico-gay, pero debe tajantemente rechazar y aprobar los matrimonios entre homosexuales. El diputado Bracamonte en sus redes utiliza versos bíblicos y de todo esgrime la Palabra, la última foto abandera sus pasos con Proverbios 3:6 “Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”, el único problema de Bracamonte Hernández es que al aprobar la ley “Sodoma y Gomorra” demuestra que él ni respeta ni vive la Palabra de Dios
En la iglesia “Dios es amor” que pastorea, Salvador Ramos García, en la calle Ernesto Malta de la colonia Rovirosa, como miembro tiene responsabilidad con su fe que enseña que debe, leer, respetar y vivir la Palabra de Dios si no quiere meterse en problemas -esa predica ha escuchado el diputado Bracamontes desde que era niño-. Es una iglesia dónde enseñan valores y principios morales, éticos, emocionales, espirituales y sus miembros saben perfectamente que la iglesia “Dios es amor” está llamada a ser luz en medio de un mundo lleno de depravaciones morales y espirituales
Salvador Ramos, como pastor de esta iglesia es responsable que sus “ovejas” no deban fomentar las abominaciones y pecados de este mundo; por ello, es entendible el dolor, llanto y vergüenza de la hermana Ana Hernández, víctima de la decisión de su hijo por votar y aprobar la “ley Sodoma y Gomorra”, es cómo si él “bateara y corriera para tercera o tratará de salir del closet”, voto que él mismo sabe, lo convierte en enemigo de la Palabra de Cristo porque su decisión cómo diputado, espiritualmente le traerá consecuencias, sabe que son prácticas consideradas en la Biblia: impúdicas e inmorales porque atentan y manchan la fe, laceran y destruyen la familia, célula original de la sociedad
La ley Sodoma y Gomorra aprobada por Jorge Bracamonte bañó de fango su iglesia “Dios es amor” porque todos esperaban su voto en contra: engañó a sus pastores, sus padres y toda la comunidad cristiana que le dio la confianza y el voto al hacer campaña repartiendo bendiciones a la gente con el cuento que es cristiano, lo cierto es, aunque toda su vida la ha pasado en la iglesia “Dios es amor” cómo Judas traicionó a Jesús por unas monedas o una posición posterior al tener mayor compromiso con la política ¿Por qué el cuestionamiento público? ¡Porque es un político público, público fue el agravio, públicamente votó
Bien habla la Biblia sobre este tipo de “traficantes de la fe” de quienes dice: “¡Pero no me sorprende para nada! Aun Satanás se disfraza de ángel de luz.” Si bien es cierto que las decisiones del diputado Bracamonte manchan su iglesia al haber dejado su “primer amor”; dentro de dicha iglesia siempre habrá un remanente fiel, aunque con tantos escándalos ya parece más un club social donde cada quien hace lo que quiere, no una iglesia que respeta la Palabra, casa de Dios y puerta del cielo
Es evidente que la apostasía se ha metido en las iglesias, iglesias hoy en día dónde se practica de todo: homosexualismo o vouyerismo -cómo un tal Omar, otro miembro dedicado a tomar fotos y exhibir desnudas a amigas y “hermanas de la iglesia”- lo grave es que estas maldades, aunque como chisme corren dentro de la iglesia no se les considera pecado sino son justificadas afirmando que no es tan malo como algunos lo hacen ver, pareciera que al paso que vamos dentro de poco en este tipo de iglesia ya ni siquiera se mencionará la palabra pecado
La Biblia condena el homosexualismo y el lesbianismo, eso lo sabe Jorge Bracamonte y dio su voto a favor que haya matrimonios homosexuales en Tabasco ¿Imagina Usted un par de homosexuales o lesbianas que quieran casarse en la iglesia Dios es amor, vayan, le digan al pastor Salvador Ramos y él cómo ministro de culto se oponga, si esos homosexuales ganan ese “derecho constitucional” -aprobado por el diputado Bracamonte- mediante un amparo ante la justicia federal y la ley obligará a Ramos García a casarlos? De ese tamaño podría ser el daño que Jorge Bracamonte le haría a cualquier pastor que si honra su fe en Cristo
No puede alegar ignorancia Bracamonte Hernández porque de niño estudio donde dice: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”. Claro que como él ve el homosexualismo de manera diferente, cómo una simple preferencia sexual, no lo ve como dice la Biblia: ¡Una abominación a Jehová! Quizás por eso emocionado casi grito ¡Sí, a la ley “Sodoma y Gomorra! aunque toda la iglesia Dios es amor ve en el un lobo rapaz y ve a la luz de la Palabra: la reprobada mente del “hermano Bracamonte”
EL SEPTIMO SELLO
Quizás con su voto el diputado Bracamonte entre la bancada quiso disimular su compromiso con el homosexualismo, dónde el hombre está en su derecho de satisfacer su necesidad sexual pero como creyente -si un día lo fue-, sabe que es un pecado abominable, que dice la Biblia que conduce al infierno. Que Dios ha provisto la forma de como el hombre pueda satisfacer sus necesidades sexuales por medio del matrimonio entre el hombre y la mujer: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios -homosexuales- y a los adúlteros los juzgará Dios”
LA SEPTIMA TROMPETA
Ahora bien, si el diputado Jorge Orlando Bracamonte fue bautizado y miembro activo de la iglesia Dios es amor, Salvador Ramos como pastor tiene la obligación de sancionar ante la congregación ese pecado que agrede la doctrina, sancionar y disciplinar; de lo contrario, abrirá aún más la puerta, cómo esas iglesias y grupos espirituales abiertas a la diversidad sexual y de género que abundan en México, dónde hasta homosexuales y lesbianas ministran
LA SEPTIMA COPA
El morenista diputado David Gómez Cerino al momento de definir se abstuvo de votar la ley “Sodoma y Gomorra”, por una simple razón, él es diácono de una iglesia cristiana allá en Lomitas, es un hombre que ni niega ni reconoce su fe, está comprometido consigo mismo. Es tibio, ni frío ni caliente. Caso contrario la diputada Soraya Pérez Munguía que disque por estar en una “supuesta rebeldía” hábilmente no asistió al debate en comisiones, dónde debía dar la pelea y con su voto en contra impedir que la iniciativa bajará al pleno
Habiendo sido diputada federal; con toda esa experiencia, sabe perfectamente que por no asistir y votar contra la ley “Sodoma y Gomorra”, a nadie puede engañar ya que por “su ausencia” ganó Morena en comisiones y la iniciativa bajo al pleno. Eso se llama traición y complicidad, aunque después haya votado en contra, la diputada se comportó como una cristiana tibia y convenenciera ¿Qué le ofrecieron? Gálatas 6:7, tarde que temprano pagará ante Dios por sus obras. A sus órdenes al teléfono 9931925625


Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: