#En Tabasco, lo único «dragado» fué el presupuesto*/ #Columna #DemocraciaVirtual/ Escribe el Periodista Eugenio Hernández Sasso


Lo único dragado es el presupuesto//
Por Eugenio Hernández Sasso//
Si por la corrupción se inundan las ciudades, entonces Tabasco naufraga en la descomposición total, ya que desde las últimas obras de protección que se realizaron hasta 2012, con aquel famoso Programa Integral Hídrico de Tabasco (PIHT), no se sabe que se haya ejecutado otra obra importante para evitar la inmersión de gran parte de la superficie del estado en temporada de lluvias.
Lo malo, políticamente hablando, es que esas acciones las ejecutaron los gobiernos neoliberales y conservadores del PAN y PRI y no los de izquierda del PRD y Morena que presumiblemente fomentan la transformación.
Por ejemplo, de 2006 a 2012 el presidente de la república fue el panista Felipe Calderón Hinojosa y el gobernador de Tabasco el priista Andrés Granier Melo. Ahí se construyeron, restituyeron, sobreelevaron y rehabilitaron muros y bordos de contención en diferentes municipios del estado, principalmente en Centro, para salvaguardar la integridad de la ciudad de Villahermosa.
Hasta donde se recuerda, fue en 2009 cuando se edificó la famosa barda en los malecones Leandro Rovirosa y Carlos Alberto Madrazo, se construyeron los canales de alivio y sus respectivos puentes vehiculares en El tintillo, Sabanilla y El Censo, en el municipio de Centro, los cuales, como su palabra lo dice, calmaron las avenidas y evitaron desbordes en el centro de la ciudad de Villahermosa.
Se construyó también la compuerta de El Macayo entre los ríos Mezcalapa y Carrizal y se desazolvaron algunos afluentes.
Eso fue, al menos, lo que se consideró en el PIHT para disminuir al máximo las condiciones de riesgo y vulnerabilidad a que estaba sujeta la población, sus actividades económicas y los ecosistemas, ante la ocurrencia de fenómenos hidrometeorológicos extremos y los posibles efectos del cambio climático, para contribuir así al desarrollo sustentable del estado de Tabasco.
A partir del 2012, cuando el estado estrenó un gobierno de izquierda con Arturo Núñez Jiménez, las obras se estancaron. No se sabe, incluso, si en ese período del “Marthiarcado” se construyó algo a beneficio del pueblo, ya no digamos obras hídricas.
En la actual administración lo único que se ha visto que le han hecho al río Grijalva es el “embellecimiento” de los malecones Leandro Rovirosa y Carlos A. Madrazo. De ahí solo se sabe que Carlos Manuel Merino es el aviador más caro que le ha costado a la entidad.
Lo difícil de comprender es por qué se hicieron tantas obras cuando gobernó Tabasco El Chelo Granier, del PRI, y el presidente de México era Felipe Calderón, del PAN, si eran de partidos diferentes. Además, se consideraban no corruptos, sino lo que le sigue.
Ahora que gobierna Carlos Manuel Merino en el estado, de Morena, y el presidente es Andrés Manuel López Obrador, no solo de Morena, sino tabasqueño, las obras de protección brillan por su ausencia. Además, se autodenominan honestos y no hay dinero para suplir las necesidades.
Por eso cuando Dagoberto Lara Sedas, presidente del PRI en el estado señala que “la vulnerabilidad de Tabasco a las inundaciones no deja de ser un dolor de cabeza para cientos de miles de tabasqueños y tabasqueñas”, tiene razón.
Es que en realidad, agrega Lara Sedas, pese a los pronunciamientos de los gobiernos federal, estatal y municipales de Morena, que dicen que no habrá inundaciones, continúan improvisando medidas de prevención y estamos lejos de contar con la infraestructura adecuada para hacer frente a los fenómenos climáticos. Y nadie puede desmentirlo.
Para rematar, el líder opositor en la tierra del presidente subrayó que en el presupuesto de egresos 2022 se aprobaron dos mil 321.9 millones de pesos para el Proyecto Hidrológico de Tabasco (PROHTAB), pero en el primer trimestre apenas se reportó un avance físico de 11.3 por ciento en las obras de protección a la población; lo cual sin duda es insuficiente.
No es que los gobiernos tengan que evitar que llueva, eso sería una gansada. No, es disponer del presupuesto necesario y aplicar los recursos con eficacia y eficiencia en la infraestructura necesaria para, por lo menos, evitar inundaciones en la plaicie tabasqueña.
Sassón
El presidente giró instrucciones en 2020 para que la Marina comprara las dragas que fueran necesarias para desazolvar los ríos y contribuir a que no se desbordaran los ríos, pero parece ser que lo único que han dragado en estos dos últimos años es el presupuesto público.
Anuncios


Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: