#Merino en su derecho*/ #PalabraPublica #Columna/ Escribe el Periodista @LuisGarcia63

PALABRA PÚBLICA//        LUIS GARCÍA//

+MERINO EN SU DERECHO DE DESPEDIR A QUIENES NO ESTÁN DE ACUERDO CON ÉL +ADÁN LE DIO SU ESPALDARAZO +LOS QUE SE FUERON, NO REGRESAN//

La pregunta de los 64 mil pesos va en el sentido si el gobernador en turno tiene o no derecho a darle de baja a algún funcionario, o a varios. La verdad es que sí puede, es más lo puede hacer sin tener elementos de pruebas como se indica en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos en su articulo 47, donde señala los motivos por el cual un servidor público puede ser objeto, de una sanción que llegue hasta el despido. Seguramente los personajes destituidos, no respondían a la característica que señala la anterior ley, pero en la realidad política es que un colaborador de nivel secretaría, dirección o hasta jefe de departamento puede ser renunciado por cualquier  motivo donde se pierda la confianza de su superior. 
Ciertamente si la persona decide presentar una denuncia laboral puede ser restituido o indemnizado por la forma en que fue dada de baja, sin embargo, eso no se da en estos niveles, pues al final el hecho de que sean restituidos en el cargo, no significa que volverían a tener la confianza de quién los contrato o permitió que continuarán al frente. Sería una situación embarazosa y estarían ocupando espacios que seguramente cualquiera otra persona pudiera ocupar y que además produzca.
Sobre el tema se han manifestado algunos personajes en el sentido de que sean restituidos y han pedido a su dirigencia estatal encabezada por Tey Mollinedo que medie, sin embargo, la dirigente desde el momento mismo de los despidos, se colocó a lado del gobernador y precisó que el mandatario está en su derecho de hacer los cambios que quiera. Los javerianos se encuentran indefensos y sin protección alguna ante la andanada de golpes que se viene en su contra en el futuro inmediato. 
Ayer, al ser cuestionado al respecto el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, se concretó a precisar que “Carlos Manuel Merino Campos tiene el derecho a tomar decisiones y hacer ajustes en sus equipos de trabajo cuando lo considere conveniente”. Al ser cuestionado sobre los cambios en el gabinete estatal donde se removieron a funcionarios y si esto se debía al apoyo emitido a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo: “Yo creo que no, pero en todo caso habrá que preguntarle al gobernador. Pero, el gobernador de Tabasco y el gobernador de cualquier estado del país, tienen el derecho a tomar decisiones y a hacer ajustes en sus equipos de trabajo cuando lo consideren conveniente.”
Y volvemos al tema principal de la columna, el gobernador no actuó de manera ilegal, ni soberbia, pues está en su derecho de quitar a quienes él considere que no son personas de fiar, porque no actúan de manera leal a su persona. Pero además nunca le comentaron que ellos estaban con Claudia Sheinbaum. Sabía que estaban con Javier May, pero hasta ahí no existía problema alguno. 
Y la pregunta viene ¿Usted que haría si sus colaboradores se andan saltando las jerarquías y en lugar de pedirle permiso a usted para realizar alguna actividad política, lo hacen con la otra persona que les permitió estar ahí porque fueron acuerdos que convenía a ambos lados? ¿Los dejaría seguir, o les cortaría las alas de una buena vez?  Porque todo esto es político, no es una cuestión laboral o de mala actitud en su trabajo, no, es político y en esos niveles todo se mueve de manera distinta y el que entiende, entiende. 
A quién le jalaron las orejas? A ninguno, esto es como en los accidentes de autos, cuando no hay forma de encontrar un responsable, cada uno se queda con su golpe y siguen su camino. Claro el de menos tonelaje entendió que no debe meterse con el más pesado, porque al final pierde. 
Nada ha cambiado, créanlo, siempre ha sucedido por los siglos de los siglos, desde los reinados en la edad media, ganaba el que tenía mayor poder económico y militar, se avasallaban con todo, y entregaban las migajas a los perdedores, y si las rechazaban, los asesinaban. 
Esto me recuerda a los viejos tiempos del PRI en donde los grupos políticos se enfrentaban y por lógica ganaba quien tuviera más fuerza económica, pero además más cercanía con el gobernante en turno. Y el grupo político que perdía se retiraba por 6 o 12 años y después regresaban, pero todos, todos, eran del mismo partido. La historia se repite.
DE SALIDA. La diputada Janicie Contreras, dice que no hay divisionismo en su partido Morena. ¿Dónde vivirá?


Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: