#Venganza tropical*/ #DemocraciaVirtual #Columna/ Escribe el Periodista Eugenio Hernández Sasso

Democracia virtual //
Venganza tropical//
Eugenio Hernández Sasso//

No fragmentarse sería lo mejor para el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Tabasco, a fin de evitar su futura destrucción, pero en la guerra por el poder que protagonizan Adán Augusto López Hernández y Javier May Rodríguez, es imposible que no haya división.
Por medio de la mutilación de sus adversarios creen que pueden mantener el poder en sus manos, además de entretener al pueblo con el espectáculo de pleitos estériles que en nada benefician al estado y solo acarrean problemas y tonifican la pobreza de la población.
Si recordamos el discurso de Adán augusto López Hernández, actual secretario de Gobernación, en su toma de protesta como gobernador, veremos que es todo lo contrario a lo que en la práctica ejecuta el mandatario interino Carlos Manuel Merino Campos.
En la arenga del 31 de diciembre de 2018 el encargado de la política interna de México recurrió con insistencia a la “unidad” y la “reconciliación” como factores fundamentales para “salvar” a Tabasco de aquellos intereses mezquinos que fraccionaron al pueblo y estancaron el desarrollo.
A la vuelta de casi cuatro años y con el proceso electoral de 2024 prácticamente encima, el enfrentamiento entre tabasqueños se evidencia, ya no por los intereses de partidos, pues hay una oposición blandengue, sino por Adán Augusto López Hernández y Javier May Rodríguez, actores dentro de Morena que encabeza un gobierno que reacciona y acciona tiránicamente para reservar el poder a un solo grupo.
En aquel momento histórico de la toma de posesión, Adán Augusto López convocó a la unidad de todos los tabasqueños para que juntos “en un esfuerzo compartido, incansable y generoso”, pudiera surgir un nuevo Tabasco.
“En pos de la reconciliación dejemos a un lado las diferencias generadas por las cuestiones electorales y las reacciones degenerativas inspiradas por intereses creados”, señaló en aquel entonces el funcionario federal.
Como estas palabras en su momento no las escuchó Carlos Manuel Merino, o tal vez ya se le olvidaron, es menester recordárselas para que no actúe como dictador y cese a todo aquel que no comparta sus pensamientos ni respalde el mismo proyecto político al cual obedece para la presidencia de la república.
En la primera fase de una venganza tropical trasnochada, fueron destituidos de sus cargos públicos Sheila Cadena Nieto, de la Secretaría de Desarrollo Energético (Sedener); Francisco Sánchez Ramos, de la Coordinación de Regularización de la Tenencia de la Tierra (CRETT); Roberto Mendoza Flores, de la Dirección de Desarrollo Social del Invitab, y Dulce Zentella Angulo, de la dirección del Deporte del Injudet.
Por los mismos motivos fue depuesto Iván Peña Vidal, de la Dirección de Tránsito en el municipio de Cárdenas, y Carlos Benito Lara Romero, de la Dirección Jurídica del Congreso del Estado.
Falta cobrar la afrenta a los diputados locales Euclides Alejandro Alejandro (Cárdenas), Antonio Ochoa Hernández (Cunduacán), Jorge Bracamonte Hernández (Centro), Rafael Elías Sánchez Cabrales (Jonuta) y Jesús Selván García (Jalpa de Méndez), así como a la legisladora federal Lorena Méndez Denis (Comalcalco) y el senador Ovidio Peralta.
José Ramiro López Obrador también puede sufrir las consecuencias, aunque sea hermano del presidente, así como también los alcaldes que han osado sumarse a Javier May Rodríguez y Claudia Sheinbaum, porque si piensan que la estructura y el dinero de los programas sociales van a seguir en manos del director de Fonautur, están equivocados.


Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: