#Faltó nivel al acto de cívico en memoria de Benito Juárez García*/ #PalabraPublica #Opinion del Periodista @LuisGarcia63

PALABRA PÚBLICA//
        LUIS GARCÍA//

+FALTÓ NIVEL AL ACTO CIVICO A JUÁREZ EN TABASCO //
+TRASCENDERÁ LEGADO DE LA 4T COMO FUE EL DE // JUÁREZ 
+ÚLTIMAS HORAS DE VIDA DE EL BENEMÉRITO DE LAS AMÉRICAS//

Ayer los mexicanos recordaron como desde hace muchos años el aniversario luctuoso 150 del prócer de la patria, Benito Pablo Juárez García, mexicano símbolo del gobierno de la 4T por lo que el orador oficial para tan importante evento tenía que ser el jefe el gabinete político del presidente López Obrador y uno de los tres posibles candidatos de Morena a la presidencia en las elecciones del 2024, el titular de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien a diferencia del evento realizado en Tabasco para recordar a Juárez donde mandaron como orador oficial al jefe del departamento de Acción Cívica y Cultural Laureano Naranjo Cobián, quizás para no quitarle peso político al evento nacional.
La importancia de los oradores oficiales en los actos cívicos no se dan de manera aleatoria, sino por la importancia que para el propio gobierno representa, por ejemplo un 27 de febrero, 18 y 21 de marzo, un primero de mayo, un 16 de septiembre o 20 de noviembre, por decir lo más representativos. En el caso del tema de ayer que es la fecha del deceso del Benemérito de las Américas, posiblemente en sexenios anteriores era más importante el 21 de marzo, pero en esta gobierno calificado como juarista las cosas cambian y de eso tenían que estar enterados los organizadores y haber consultado al secretario de Gobierno o el gobernador sobre quién sería el orador oficial. 
VAMOS EN EL LADO CORRECTO DE LA HISTORIA
En el evento federal el titular de Gobernación Adán Augusto López Hernández, afirmó ante el presidente que “Hoy, el movimiento histórico de la Cuarta Transformación nos impulsa hacia el lado correcto de la historia, donde se piensa primero en el bienestar de los que menos tienen para construir una sociedad que pueda caminar junta hacia un nuevo orden social más humano”. El secretario apunta con atino que aquel 18 de julio de 1872 “murió un hombre. Pero a través del tiempo siguen vivos sus ideales. Que son los mismos que enarbola el presidente  al reivindicar la ideología liberal, al luchar sin tregua contra la fuerza que se opone a la creación de un nuevo orden social, político y económico que destierre las malas prácticas y los efectos negativos que trajeron consigo en su momento la Colonia y hoy la herencia de más de 30 años de neoliberalismo”
Tendré que decir que los tiempos que le tocaron vivir a Juárez, no son los mismos de los de ahora, pero él siempre estuvo hasta el último día de su vida a la altura de las circunstancias. A continuación reproduzco una breve narrativa de las últimas horas del presidente Juárez: El 17 de julio de 1872 por la tarde Juárez decidió no dar su acostumbrado paseo en carruaje y le pidió a su yerno Santacilia que lo acompañara para luego ir al teatro con su hermana Manuela y así contarle la función. Juárez dormía en su alcoba de Palacio Nacional acompañado de su hijo menor Benito. Esa noche solamente tomó un atole; tuvo náuseas que no lo dejaron dormir, por lo que despertó a su hijo Benito. 
El 18 de julio a las 9:00 tuvo que llamar a su médico Ignacio Alvarado el cual llegó cerca de las 10:00. A las 11:00 tuvo calambres muy dolorosos que lo llevaron forzosamente a la cama. Tenía el pulso bajo y sus latidos débiles. El tratamiento típico de la época aplicado, fue arrojarle agua hirviendo en el pecho, cosa que se le hizo. Con tal remedio, Juárez reaccionó. La familia pasó al comedor y se quedó en la recámara con el médico. Juárez platicó al médico historias de su niñez. Le contó que el Padre Salvanueva era el hombre más bondadoso que él conoció. Ante la pregunta al médico de si lo suyo era mortal, el médico Alvarado le dijo: “Sr. Presidente: ¡Como lo siento!”.
Juárez siguió mal. Su familia estaba reunida, hijas, hijo, yernos y amigos. También diversos amigos y políticos fueron llegando a la sala. Juárez tuvo la insistencia de los ministros de relaciones exteriores José María Lafragua y el ministro de la Guerra el general Alatorre, en esa tarde ambos pidieron ver al presidente para recibir instrucciones. Juárez en ambos casos tuvo que vestirse y hablar con ellos, escucharlos y darles instrucciones. Los médicos mexicanos más prestigiados de entonces acudieron a Palacio Nacional: Gabino Barreda y Rafael Lucio pero nada pudieron hacer. Juárez se tendió de lado izquierdo poniendo una mano bajo su cabeza. Muy fatigado, con evidente falta de oxígeno sonrió e inmediatamente murió. Eran las 23.35 del 18 de julio de 1872. La causa fue angina de pecho. 


Categorías:Noticias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: