#Compartimos || “Los dos Lobos de la @UJAT” / Escribe el Periodista Alfredo A. Calderón @armagedon1960

Armagedón
“Bienaventurado el hombre que no se condena a sí mismo en lo que aprueba…”
Romanos 14:22

Los dos lobos de la UJAT

Alfredo A. Calderón Cámara

alfredocalderon1960@gmail.com
Leyendo detenidamente la columna Ojo Visor del periodista Jacinto López Cruz del día de ayer denominada LA MAFIA DE LA UJAT, impresionó a este reportero el alto grado de pudrición, complicidad, impunidad y metástasis educativa dado el canceroso tumor de corrupción que tiene en sus entrañas la máxima casa de estudios de Tabasco; tanto, que sus miasmas se derraman ofendiendo el olfato social por el hedor, la disgregación y la ventilación en la hoguera pública –el terreno donde más duele- del chapaleo de parásitos y gusanos consuetudinarios que lejos de ser erradicados, mediante la apatía e indolencia son alentados a seguir reproduciéndose
Jacinto López Cruz ha expuesto con recapitulación quirúrgica el nivel de confabulación, abuso y libertinaje con que Egla Cornelio, su esposo Alfredo Islas y todos los involucrados bracean y se zambullen en esa ciénaga de ilegalidad y libertinaje. El columnista López Cruz ha sido tan exacto en su disección literaria, cómo para comprender que el daño de descomposición y durante tanto tiempo ha sido tal, que sólo el Rector de la UJAT debe saber a ciencia cierta si ese carcinoma debe ser extirpado de manera radical o ser asolapado porque pueden colapsarla, lo cual llevaría a la UJAT a vivir en la anarquía
Con la llegada del rector Guillermo Narváez Osorio, por ser un hombre de fe, que se ciñe a los principios de la justicia de Dios, demasiada gente ha confiado en que muchos de estos abusos y complicidades deben de llegar a su fin, qué por encima de amistades, afinidades y similares, hay esperanza para la sanidad estructural de la UJAT, innegable es que después de tanta corrupción heredada de José Manuel Piña la fetidez de esa fosa séptica es inaceptable y amerita limpieza profunda, separando lo podrido de lo rescatable apoyado en la justicia incorruptible de Dios que es regla y norma en la vida de los hombres de bien. Entendamos, esta corrupción no es culpa de Guillermo Narváez, pero si su obligación el limpiarla
Es de observar que Narváez Osorio tiene ante sí una lucha entre la carne y el Espíritu: dos lobos enfrentados, como todo Rector al iniciar su camino en la UJAT y conocer la gravedad del problema: tiene una lucha de titanes; uno, en el que le obliga obedecer a Dios y el otro a desobedecerlo, y cada uno de ellos en ese combate desea llevarse el trofeo. Esta lucha que tiene Narváez Osorio no sólo la describe la Biblia, sino en el conocimiento colectivo está reflejado en las enseñanzas que los padres o abuelos le dan a sus hijos y nietos, como lo dice un relato indio
Un indio muy sabio se encontraba enseñando a su pequeño nieto una de las lecciones más importantes de la vida. Le contó al pequeño niño la siguiente parábola: Abuelo: existe una pelea dentro de cada uno de nosotros. Es una terrible pelea entre dos lobos. Un lobo es malo. Podría decirse, los frutos de la carne: injusticia, soberbia, arrogancia, autocompasión, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego. El segundo lobo es bueno. Podría decirse el fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Estos últimos, lleva a vivir en la justicia de Dios y contra tales cosas no hay juicio
El nieto pensó sobre esto un momento. Entonces le preguntó al abuelo. Nieto: ¿Qué lobo ganará esta pelea? El abuelo simplemente respondió. Abuelo: El que alimentes. Esta sencilla reflexión podrá sonar chusca; sin embargo, para un hombre que ama la cruz de Cristo cómo el Rector, sabe de la profundidad, porque vislumbra lo que habla Pablo en su epístola: “lo que más alimentes será más fuerte”, y esa lucha podrá vencerla sólo siendo irreprensible. La decisión que tome es la que forjará a ese lobo. Hay dos opciones: vivir conforme el gobierno podrido heredado por Piña Gutiérrez, que viene a obedecer y satisfacer los deseos de un sistema corrupto, que está ceñido a la corrupción actual, donde además hay acoso sexual a las alumnas, venta de calificaciones y cosas peores
O vivir conforme a la justicia de Dios, que se niega a darle satisfacciones y complicidades a la podrida carne (sistema) heredado por Piña Gutiérrez, esforzándose en hacer las cosas bien, agradando a Dios, caminando el Rector en el nuevo hombre nacido en Cristo Jesús, obedeciendo su Palabra. Habrá quien no entienda la lucha diaria de un hombre de fe como Narváez Osorio, ya que el columnista no trata de cuestionar su fe, su fidelidad a Dios o su accionar- lo conoce y es un hombre de bien que lucha a diario-, sino de creer en su integridad, en que a pesar de estar luchando a diario en una cloaca, puede mantenerse limpio, que a diario debe enfrentar el tomar decisiones sumamente difíciles que a él mismo lo confrontan con la Palabra y lo mueven hasta sus cimientos. Para el político insensible las cosas son fáciles, para Narváez Osorio cada paso como Rector es una lucha muy difícil porque a diario tiene que decidir a quién va a alimentar más, porque a diario tiene que enfrentar los dos lobos de la UJAT
EL SÉPTIMO SELLO
La justicia de Dios es uno de los atributos menos considerados en la actualidad por los hombres, incluso dentro de la iglesia. Mayormente solamente se habla del amor de Dios, de su misericordia y de su grandeza, pero cuando la misma dinámica de la vida nos obliga a confrontar su justicia, habrá quiénes la descarten. Eso no quiere decir qué si hay injusticias, impunidad, abusos y complicidades en la UJAT y no son corregidas, la impunidad será permanente, ante la justicia de Dios alguien tiene que pagar y pagar en serio…
LA SÉPTIMA TROMPETA
Por su naturaleza, la justicia de Dios confronta el pecado y acciona en contra de él. Dios manifiesta su ira en contra de la iniquidad y el pecado, ya que estos se rebelan contra su autoridad. Es necesario meditar en el juicio y la ira de Dios. Esta nos enseña a que debemos aborrecer el pecado y las injusticias, si deseamos vivir y tener la justicia de Dios habrá que asumir las consecuencias de mantener la integridad con Dios; pero, si el hombre la disfraza, maquilla y acomoda la fealdad que le ve y olvida mantener sus vestiduras limpias, sin manchas y sin arrugas: ¡Ese hombre está en problemas con Dios! A sus órdenes al teléfono 9931925625


Categorías:Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: