#ParaUstedes // “Rivales en todo” / #ColumnaPolitica del Periodista Mario Gómez

Mario Gómez
chayogomezg@hotmail.com


El diccionario nos indica que, en música clásica, una diva es una cantante de renombre que se caracteriza por tener una voz excepcional. Guarda similitud con el término italiano prima donna. En latín y en italiano, la palabra diva significa «divina» y es la forma femenina de la palabra latina divus.
Las características técnicas de una diva son generalmente una voz potente y bien proyectada acompañada de un temperamento fuerte, que en muchas ocasiones se prolongaba más allá de los escenarios. Se asume (y forma parte de su “encanto”) que una diva marca exigencias para actuar y para todo lo relativo a su profesión; en ocasiones estos requisitos llegan a lo caprichoso y extravagante. Además una diva mantiene en su vida privada una actitud distante y egocéntrica, sigue diciendo la fuente consultada.
Egolatría es el culto al Yo, que tiende a sacrificar todo en su propio interés, es un sentimiento exagerado de la propia personalidad; es querer salirse con la suya, aunque esto destruya la relación con quienes estén a nuestro alrededor. El EGO tiene la fuerte necesidad de dominar al otro con el fin de sentirse realizado. Controlar y dominar es como el ego se garantiza seguridad y constituye un enorme obstáculo para la realización de la persona como tal. Sirva pues lo anterior, para introducirnos al tema, para el cual, nos asesoramos con compañeras de género de ambas.
La zona de la chontalpa tabasqueña (los municipios de Comalcalco y Paraíso, específicamente), han sido escenarios de diversas disputas y enfrentamientos por demostrar quien tiene lo mejor y quien es el mejor en diversos rubros. Desde el inicio de ambas, la vida se ha encargado de llevarlas a los mismos lugares, escenarios y situaciones; ahora, las lleva a un enfrentamiento en un, dijéramos, inusual escenario; el campo de la política; el ring del congreso del estado.
En una esquina, Ingrid Rosas Pantoja; priista originaria del municipio de Comalcalco; en la otra, originaria del municipio de Paraíso, tenemos a Beatriz Milland Pérez, de Morena. Existe una leyenda urbana, según nos cuentan; ambas, al parecer, son parientes distantes..muy distantes, aunque esto no ha podido ser comprobado del todo, aunque hay coincidencias en que desde muy jóvenes han competido en todo y por todo.
El uso de ropa de marca y de reconocidos diseñadores; viajes por el interior del país y del extranjero; galanes, amistades, pretendientes, automóviles, residencias, negocios; el glamour en todo su esplendor, matizado por el hecho de que ambas fueron embajadoras por sus respectivos municipios, lo que vino a darle un color especial a este “forcejeo” entre ambas…hasta que, la política, las volvió a enfrentar.
Varias mujeres inmersas en esto de la política y que las conocen a ambas, nos aportan datos interesantes para entender y comprender de donde viene y hasta dónde puede llegar esta medición de fuerzas entre ellas. Ambas, han crecido al amparo de sus padres. Ingrid, es hija del “gringo” Fernando Rosas Cortes, doctor y político comalcanence, a quienes según sus malquerientes, en especial los de Paraíso (por obvias razones), le llaman el hombre de las tres mentiras; no es gringo, no es doctor (nunca ha ejercido como tal), y no es rosa.
Beatriz Milland, se desarrolló en el campo de los negocios y de las empresas, bajo el cobijo de su mama, la señora Alma Limón; persona muy estimada y querida en Paraíso; incursiona en política, gracias a su amistad con un ex integrante del círculo inmediato de amigos y funcionarios del ex edil de centro Gerardo Gaudiano, quien la lleva con el número 1 actual de Tabasco, no sin antes impulsarla para ser presidenta de los hoteleros tabasqueños.
Una coincidencia entre ambas; las dos, hasta ahora, no tienen ninguna trayectoria o carrera política sólida y acreditada. A Ingrid, la “managea”, su papá y su esposo Héctor Raúl Cabrera Pascacio (dentro de algunos meses serán papás). A Betty Milland, la aconsejan su cuñado y su suegro, además de un alto miembro de la cúpula gubernamental en la entidad, porque su esposo (con el cual tiene dos hijos), sola la asesora en temas de “outfit” (como vestirse y verse elegante), pose para la foto, páginas de sociales, glamour, cirugías estéticas y otros rubros afines.
Ingrid, es licenciada en Ciencias Políticas; Beatriz, es egresada de la Universidad Olmeca, en la carrera de Administración, según nos hicieron saber, con el “prietito en el arroz”, que siempre ha sido prepotente, esquiva y miedosa para el debate ideológico y discursivo, porque no sabe cómo hacerlo y nunca se ha preparado en el campo de la política.
Y Para Usted También** ¿Cómo terminará este pleito de divas y de egos?, las opiniones están divididas, porque todo se recrudeció con la denuncia interpuesta por el cuñado de Betty Milland, Guillermo del Rivero, titular de Asuntos Jurídicos del gobierno estatal, en contra del esposo de Ingrid, Héctor Raúl Cabrera Pascacio, involucrado en actos de coacción del voto, cuando era funcionario federal*La clase política tabasqueña, coincidió en que se trata de una venganza o vendetta, pues la priista Ingrid Rosas, ha realizado diversos cuestionamientos en contra de la falta de transparencia en el uso de los recursos públicos en el congreso del estado, donde Beatriz Milland, es presidenta de la Jucopo; titular del Congreso estatal y coordinadora de la bancada de Morena. Hagan sus apuestasfue todo por hoy*hasta mañana Dios mediante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s