Cambia el rol de #Yucatán

De trampolín a sitio de lavado del tráfico de drogas

A los dichos de Tirso Martínez Sánchez en una corte federal de Nueva York, por el juicio que se le sigue a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, se suma la reciente detención en Mérida de Eleazar Medina Rojas, alias “El Chelelo”, identificado como presunto líder del Cártel del Golfo, y en años anteriores de otros capos del narcotráfico en Yucatán, que refuerzan el hecho de que la ciudad es y ha sido refugio de otros jefes de la droga como Ignacio “Nacho” Coronel Villarreal y Antonio “Tony Tormenta” Cárdenas Guillén, que tuvieron los más altos rangos en las organizaciones criminales a las que pertenecieron.

También hay pruebas de la presencia en la capital yucateca de otros jerarcas con menos renombre, pero con funciones relevantes en sus organizaciones, como Rafael Salinas Cornejo, José Enrique Rejón Aguilar, Emilio Garza Báez, José Antonio Medina Castro (a) “Tornado”, Miguel “El Güero” Rodríguez Olivera y José Antonio Díaz Pantoja.

Otros, como Juana Raquel Alvarado Torres, alias “Raquel Alatorre Correa”, acusada en Nicaragua de lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de drogas, convirtió a Yucatán en su centro de operaciones. Al igual que Roberto Nájera Gutiérrez, alias “La Gallina”, que eligió la zona de Tizimín para la limpieza de las ganancias del Cártel de Sinaloa, y Lázaro Rivadeneyra González, alias “Greñas”, presunto líder de “Los Zetas” en la plaza de Playa del Carmen, Q. Roo, que vivía en Mérida.

En la Ciudad Blanca la Policía Federal también capturó a Flavio Gómez Martínez, de “Los Caballeros Templarios” y hermano de Servando, “La Tuta”, líder de esa famosa banda, y en Chelem, Progreso, se detuvo a Víctor Aguirre Garzón, alias “El Gordo”, presunto líder del Cártel Independiente de Acapulco, quien residía en Yucatán.

Narco relevante

La importancia de Martínez Sánchez se denota en el libro “Los señores del narco”, de Anabel Hernández García, en la que le dedica un apartado al narcotraficante que purga una condena en Estados Unidos a la que titula “Los Güeritos y El Tirso”, en el que se refiere a Ignacio Coronel que le apoyaban como subordinados Luis y Esteban Rodríguez Olivera, “Los Güeros”, que tenían como base de operaciones Guanajuato y Jalisco en el prólogo de 2000, y ocho años más tarde incursionaron en Michoacán para disputar la plaza a “Los Zetas”.

https://www.yucatan.com.mx/merida/cambia-el-rol-de-yucatan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s