#Yucatan: Reivindicar al maestro

 

Cuenta la maestra Loreto Villanueva Trujillo (Mérida, 1959) que descubrió su vocación desde pequeña. Ver día tras día en el hogar familiar a su mamá, la profesora Edelmira Trujillo Lugo, inspeccionar cuadernos, reparar sumas, abrillantar ortografías le contagió esa pasión por la docencia que, dice con orgullo, conserva intacta hasta hoy.

Loreto Villanueva Trujillo, secretaria de Educación

Mario S. Durán Yabur

La nueva titular de la Secretaría General de Educación de Yucatán (Segey) lleva más de cuatro décadas impartiendo su magisterio, la primera mitad como maestra de grupo y después al frente de responsabilidades educativas, sindicales y en el gobierno municipal: fue coordinadora de Educación Extraescolar de la Segey, secretaria de Asuntos Laborales del SNTE y directora del DIF de Mérida, una experiencia “diferente y sensibilizadora”, dice, pues le puso cara a cara con la necesidad de la gente.

Nos recibe en la sala de juntas —amplia y sobria— de su despacho. Abre la conversación con una defensa a ultranza de la figura del maestro, un agente de cambio, dice, que por algunas circunstancias ha perdido influencia, pero que sigue siendo indispensable, para afrontar con éxito los desafíos del país.

¿Para qué sirve la escuela?

Para desarrollar las capacidades y las habilidades de las personas. Ahora bien, los maestros debemos tener presente en todo momento que la educación no se limita al aprendizaje de las ciencias, que es preciso ayudar al alumno a desarrollar sus habilidades físicas, espirituales, emocionales, a formarlo en valores. Y para lograr esto, tan importante como la escuela es la comunidad, el contexto externo en que se desenvuelven los niños, por eso se insiste tanto en que debe existir una buena comunicación entre los maestros y los padres de los alumnos o los abuelos, que en muchos hogares donde trabajan el padre y la madre reciben a los niños al salir del colegio. Tenemos que trabajar juntos en temas de tolerancia, de violencia, llamar la atención en lo importante que es para la educación una sana convivencia familiar.

¿Tienen la misma finalidad una escuela de Mérida que una de Tahdziú, por ejemplo?

Desde luego. Tenemos que garantizar a todos los niños y adolescentes, sin importar donde estén, las mismas oportunidades de educación, es su derecho. Muchas veces el pretexto de las escuelas es “no tenemos las condiciones” y es evidente que deben contar con los medios para realizar su labor educativa, empezando por una infraestructura adecuada. Hace unos días en Valladolid el gobernador admitió que los planteles de educación indígena están abandonados y ofreció que serán los primeros en ser atendidos. Con esto nos envió a todos el mensaje de que hasta en el último rincón de Yucatán debe impartirse una educación digna y de calidad, que no puede ser que “porque estás lejos te toca menos”. Los contextos de desarrollo son muy diferentes, el niño que crece en un entorno urbano tiene otras motivaciones y una manera distinta de ver la realidad que el niño de una comunidad rural, pero eso no significa que no puedan disfrutar ambos de las mismas oportunidades. Esa es, de entrada, una de nuestras prioridades.

De acuerdo con el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, la desigualdad es precisamente el mayor desafío de la educación en Yucatán, su talón de Aquiles… ¿está de acuerdo?

Totalmente. Y estoy consciente además de que necesitamos generar en todo el Estado las condiciones idóneas para el óptimo desarrollo de niños y jóvenes. De hecho estamos trabajando para mejorar los telebachilleratos, a fin de que adolescentes de comunidades apartadas que terminaron la secundaria puedan continuar sus estudios sin salir de sus municipios y buscaremos acuerdos con universidades para que ofrezcan en línea educación superior. Y algo muy importante: el gobernador ha insistido en que los programas de telebachillerato incluyan asignaturas que capaciten a los jóvenes en algún oficio relacionado con la vocación productiva de su municipio, de tal manera que al terminar la prepa el joven tenga las opciones de continuar sus estudios de licenciatura o incorporarse de inmediato al mercado laboral.

¿Cuáles son, además de la desigualdad y el rezago, los principales desafíos de la educación en Yucatán?

Estamos preparando el diagnóstico. En las visitas a los Cedis (Centros de Desarrollo Educativo) hemos recogido las demandas de los maestros, la mayoría relacionada con necesidades de infraestructura. Creo que ese es uno de nuestros retos inmediatos, muchas escuelas necesitan atención urgente. Otro se relaciona con la cobertura digital, el acceso a internet, porque ahora todo, incluyendo la preparación continua de los profesores, se hace en línea.

¿Qué papel jugarán en su gestión los maestros?

Un rol fundamental. El gobernador me ha pedido hacer todo lo que esté a mi alcance para que los profesores vuelvan a tener confianza en las autoridades educativas, que somos maestros como ellos y venimos a sumarnos al trabajo. A lo mejor no verán los resultados de inmediato, pero me propongo atender todas las demandas para mejorar el sistema educativo y que van en función de los profesores, de su labor y profesionalización. A fin de cuentas nuestro objetivo final es mejorar la calidad de la educación y para conseguirlo debemos tener buenas escuelas y maestros motivados.

Recuperar la confianza, menuda tarea…

Lo sabemos. Nos enfocaremos desde el principio en una cuestión muy importante: la transparencia. Sentimos que los maestros, como todos los ciudadanos, desconfían de las autoridades debido a la opacidad con que éstas han actuado, por lo que esperamos que trabajar con la sociedad nos llevará a recuperar esa confianza. Estamos preparando un Comité de Transparencia en el que incorporaremos a la sociedad civil para que sea un cuerpo que nos vigile, que observe cómo estamos haciendo las cosas. Somos servidores públicos, queremos la aceptación de la ciudadanía y la única forma de conseguirlo es estar a la vista de todos para que comprueben que respetaremos los derechos de los docentes, pero sobre todo el derecho de los niños y jóvenes a recibir una educación de calidad que les permita tener mejores oportunidades en el futuro.

¿Qué hacer con la reforma educativa?

Al menos en parte este modelo es bueno, interesante, pero estuvo mal presentar la evaluación como una amenaza, como una rendición de cuentas con fines de castigo. La evaluación es importante: lo que no se mide no mejora, pero su utilidad debe ser diagnóstica, para encontrar las debilidades de los docentes a fin de ayudarlos a superarlas. La Secretaría de Educación está para apoyar a los maestros, para proveerlos de herramientas pedagógicas que los hagan sentirse más seguros, más a gusto, no para castigarlos. Soy de la idea de que debe continuar la evaluación, pero no con ese sentido punitivo. Ya lo advirtió el gobernador: “Durante mi gobierno ningún maestro va a perder su plaza”, pero también hay que ver que los profesores hagan la tarea como debe ser. Estamos a la espera, porque dependemos de las decisiones federales en el tema de los planes de estudio y de la forma como se va a trabajar con el magisterio en su promoción.

Insiste usted en la importancia de tener a los maestros de su lado…

Así es y ya se los dije. Hoy me toca esta responsabilidad, pero antes que nada yo también soy maestra. Quiero que los profesores se sientan cerca de la Segey, que sepan que vamos a estar pendientes de sus requerimientos, tanto laborales como de profesionalización. A fin de cuentas cuando un maestro siente que sus necesidades están cubiertas, que hay seguridad laboral, se siente motivado para seguir superándose. Tengo mucha ilusión en que podremos hacer un trabajo conjunto. Mi gestión será de puertas abiertas, pero también quiero decirles que no tengo una varita mágica, que para resolver lo que nos han planteado se requieren muchos recursos. Vamos a trabajar con el gobernador para obtenerlos y así avanzar juntos en el objetivo común de dar a todos los niños yucatecos educación para que puedan crecer en todos los sentidos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirma que en el país se invierte mucho en educación y no hay avances. ¿Qué ha fallado?

Es lo que queremos descubrir… Tenemos buenos maestros, creo que hay que crear las condiciones para que la pasión por la enseñanza, que estamos seguros tienen todos los profesores, se manifieste en esas pruebas que nos evalúan como país y como Estado. Creo que tenemos que trabajar duro para darles a los maestros lo que necesitan a fin de que ellos puedan a su vez transformar las vidas de sus alumnos, desarrollar sus capacidades.

 

Tenemos que garantizar a todos los niños y adolescentes yucatecos, sin importar donde estén, las mismas oportunidades de educación, es su derecho

https://www.yucatan.com.mx/merida/reivindicar-al-maestro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s