#QuintanaRoo: Denuncian casas ‘chafas’ en Santa Fe, Cancún

Grupo Promotora Residencial, con la entrada de nuevas autoridades municipales en Quintana Roo como en Yucatán, pretende continuar con su devastación ecológica para seguir edificando miles de casas

El  magnate empresarial Armando Palma Peniche, “La Gaviota”, dueño de los fraccionamientos “Santa Fe”, de Grupo Promotora Residencial, con la entrada de nuevas autoridades municipales en Quintana Roo como en Yucatán, pretende continuar con su devastación ecológica para seguir edificando miles de casas, muchas de ellas según confirmó el delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), en Cancún, Xavier Rosado Martínez, tiene vicios ocultos.

Sobre este tema el funcionario federal informó que se están reuniendo con los representantes legales de esta inmobiliaria y de otras tantas que abusaron durante décadas de los consumidores al vender casas con múltiples defectos y no responder por ellos.

Más allá de estas minicasas hechas al vapor y en serie, está el hecho de que jamás se tomaron en cuenta las leyes y normas ambientales en la construcción de estos residenciales Santa Fe, tanto en Cancún, Playa del Carmen y Mérida, de donde siempre este empresario recibió el respaldo de los gobernantes en turno para amasar a lo largo de décadas una cuantiosa fortuna.

Incluso para construir un hotel de lujo en Playa Langosta, donde no respetó la ecología y  fue clausurada la obra, la Comisión Nacional de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) le impuso multa y detuvo los trabajos por arrojar desechos a la arena y mar, sin embargo esta dependencia, lo mismo que la Semarnat, Profepa y dirección municipal de ecología, deben de fincarle cargos federales y estatales por “ecocida”, señalaron diversos grupos ecologistas de Cancún y Quintana Roo.

Esta extensión de 48 mil 65 metros cuadrados, ubicado en Playa Langosta, por el que pagó la ridícula suma de 9 millones 766 mil 279 pesos, cuando el valor catastral del inmueble era de 48 millones de pesos al momento de la operación, avalada inexplicablemente en tiempos de Roberto Borge por el Instituto de Patrimonio del Estado (IPAE) en 2011, ya que todo indica Fonatur le cedió ese terreno al gobierno del estado, según pesquisas.

Cabe resaltar que la empresa ADEQROO, S.A, de C.V., traspasó hace tres años, ese terreno a Banco Invex Institución de Banca Múltiple y declaró como fiduciario a Grupo Inmobiliario Arca, siendo así tres empresas impulsoras del proyecto, todo con la finalidad de que no fuera requisado, según declararan dirigentes ecologistas.

Será un hotel de lujo para lo cual consiguieron todos los permisos, sin embargo no contaban con las denuncias de los grupos ecologistas, como la que encabeza Katerine Ender,  mismas que incluso llegaron hasta la misma Procuraduría General de la República (PGR), a través de la organización “Somos tus ojos”, ya que sus vínculos de negocios y licencias con el ex gobernador Roberto Borge lo incriminan.

La construcción de 466 cuartos de hotel en un edificio de 20 pisos, con una inversión de 100 millones de dólares es lo que se pretende destruyendo la duna costera y los manglares, independientemente de la mega contaminación que  provocó al  arrojar desechos orgánicos al mar, denominados lixiviados.

En tanto como desde hace tres décadas, no se detiene en depredar la selva para construir sus grandes unidades habitacionales, tanto en Chetumal, Cancún,  Playa del Carmen, Valladolid y Mérida, a través del Grupo Promotora Residencial, denunciaron grupos ecologistas tanto de Yucatán como Quintana Roo.

Desvío de recursos federales

Una muestra más de corrupción, salió a relucir en la lista de Proyectos que el Gobierno del Estado envió a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión para su aprobación y para que se incluyeran  esas obras dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2010.

Dentro de la lista de 225 Proyectos (“Sueños”), presentada con el nombre de “Apadrina un sueño” y entregada personalmente por Ivonne Ortega Pacheco en compañía de su padrino favorito ─Enrique Peña Nieto─ a los diputados federales, sobresalieron dos “proyectos” por ser obras indudablemente de carácter privado.

Fueron proyectos de construcción de infraestructura para un fraccionamiento privado propiedad del ingeniero Armando Palma Peniche  propietario de Industrias Curator, S.A. de C.V. constructora del Fraccionamiento Gran Santa Fe.

El primer proyecto abarcó la construcción del alcantarillado del fraccionamiento residencial “Gran Santa Fe” con una inversión de $20, 187,251.00. El segundo proyecto fue para la construcción de una planta de tratamiento de agua para el mismo fraccionamiento con una inversión de $16, 784,262.00. El total de los 2 proyectos  fue de casi los cuarenta millones de pesos.

La infraestructura municipal de un fraccionamiento, por ley, va por cuenta del fraccionador, esto es, del propietario de la constructora o de la empresa que realiza la obra. Se puede constatar en el capítulo cuarto, artículo 39 de la Ley de Fraccionamientos del Estado de Yucatán:

“Estará a cargo del fraccionador el pago de todas las obras de urbanización e infraestructura, así como de jardinería y arbolado en las zonas y vías públicas. Igualmente estarán a su cargo los hidrantes y el

 

mobiliario urbano del fraccionamiento”.

 

https://laverdadnoticias.com/quintanaroo/Denuncian-casas-chafas-en-Santa-Fe-Cancun-20181005-0016.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s