#Yucatán: Grave caída en la producción de miel, chile y pavo

Considerable retroceso

La situación de desastre del campo yucateco se expresa en la drástica caída de productos en los que el estado era líder, no obstante que el gobierno invirtió cuantiosos recursos en ellos en los últimos diez años y que ahora no se sabe con precisión dónde terminaron.

Es el caso de la miel, la papaya maradol, el chile habanero, los cítricos y la carne de pavo, por mencionar algunos.

Este desplome de la producción agrícola y pecuaria afecta la economía de miles de campesinos y recrudece los niveles de pobreza en el campo, denuncia Giovany Ávila Romero, ex funcionario del ramo agropecuario de los gobiernos federal y estatal, con más de treinta años de experiencia.

En entrevista con Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, Ávila Romero dice que el desplome de la miel yucateca, una de las mejores del mundo, simboliza muy bien la crisis del campo.

Debacle de la miel

De 2007 a 2017, explica, la producción de miel disminuyó 49%. En 2007 se registraron 280,000 colmenas en 11,000 apiarios y una producción de 8,433 toneladas, con un valor de $157.811,000. Diez años después, el número de colmenas descendió a 180,000 y la producción bajó a 4,351 toneladas, con un valor de $157.441,000.

Esta actividad, de la que dependen más de 10,000 personas, está en grave situación toda vez que los mieleros ya no tienen canales sociales de comercialización. Uno de de ellos era Apícola Maya, que ya desapareció y que les facilitaba la colocación y la exportación de su miel, lo que ocasiona el desánimo de los productores.

La situación está peor en el cultivo de la papaya maradol, que en diez años su producción se desplomó 78% y su superficie cosechada, 73%, según cifras de la Sagarpa.

Yucatán llegó a ocupar el tercer lugar nacional en volumen de producción de papaya maradol, “considerado un producto muy rentable, si se cuidan las condiciones sanitarias”, afirma el entrevistado.

En 2007, por ejemplo, el estado cosechó 56,807 toneladas de papaya en una superficie de 984 hectáreas, con un valor de la producción de $209.562,000.

Diez años después, luego de dos gobiernos priistas, la producción cayó a ¡18,271 toneladas y la superficie cosechada a 267 hectáreas! El valor de la producción fue de $100.187,000.

Cumplidor

Pese a este desastre, el gobierno del Estado dice que cumplió el compromiso que suscribió en el Plan Estatal de Desarrollo de “incrementar la superficie sembrada de papaya maradol con paquetes tecnológicos de probada rentabilidad, en zonas estratégicas para el cuidado fitosanitario”.

Otro producto emblemático del estado de Yucatán, el chile habanero, se encuentra también totalmente desplomado.

De acuerdo con las cifras de la Sagarpa, en 2017 solo se registraron 156 hectáreas de superficie cosechada, con un volumen de producción de 1,633 toneladas. En 2007, informa Ávila Romero, la superficie cosechada era del doble, 318 hectáreas y la producción de 2,897 toneladas.

Aquí también el gobierno dice que cumplió con su compromiso de incrementar la superficie de producción de chile y de “impulsar la producción e industrialización con base en la denominación de origen para posicionarlo como un producto líder de la agricultura yucateca”, no obstante que las cifras de la Sagarpa evidencian un desastre en el chile habanero, agrega el ex funcionario.

Por su parte, en la citricultura, de la que viven miles de personas en el sur del estado, la situación empeoró en los últimos diez años.

En el caso de la naranja dulce, añade Ávila Romero, el volumen de producción disminuyó ocho por ciento, al pasar de 158,066 toneladas en 2007 a 146,134 toneladas en 2017. La superficie cosechada también disminuyó 12 por ciento: bajó de 13,119 hectáreas a 11,566 hectáreas.

Respecto al limón, agrega, aquí también se observa un decremento en la producción. En 2007 se registró una producción de 80,062 toneladas, con un valor de $88.043,000 y una superficie cosechada de 3,638 hectáreas.

En 2017 la producción cayó a 74,244 toneladas con un valor de $209.882,000 y una superficie cosechada de 4,568 hectáreas. En este caso, aunque bajó la producción, se incrementó la superficie, pero aun así, precisa Ávila Romero, los resultados no son buenos, porque los registros de 2017 muestran un rendimiento por hectárea de 16 toneladas, cuando diez años antes éste era de 22 toneladas.

Asimismo, como consecuencia de la falta de apoyos, de políticas equivocadas y de una gestión de recursos poco clara, Yucatán dejó de ser el segundo productor nacional de pavo.

En 2007, indica el entrevistado, el estado produjo 5,338 toneladas de pavo en pie, pero en 2017 esta producción se desplomó a 3,781 toneladas, una caída de 29%.

Según el ex funcionario, el gobierno actual debe explicar cuáles son las causas del desplome de éste y otros productos agropecuarios y el destino del dinero que se otorgó para su apoyo. Continuará.— HERNÁN JAVIER CASARES CÁMARA.

http://www.yucatan.com.mx/yucatan/grave-caida-en-la-produccion-de-miel-chile-y-pavo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s