Cuentas claras a los alcaldes salientes… Columna Armagedón Por:Alfredo A. Calderón Cámara

Armagedón

Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede...

Mateo 5:37

Cuentas claras a los alcaldes salientes…

Alfredo A. Calderón Cámara

alfredocalderon1960@gmail.com

De cara a la terminación de las gestiones de varios ediles de Tabasco; el temor a que sus cuentas no sean aprobadas y la nueva forma de gobierno les aplique -dentro del estado de derecho- el imperio de la Ley y terminen pagando sus malas administraciones con pena corporal, es casi un imperativo. La equidad de género hizo lo que quiso con las administraciones de los recursos públicos, sin detenerse a pensar que iba ganar Andrés Manuel López la Presidencia de la República y Adán Augusto López Hernández la gubernatura. De tal suerte que -aunque existe un llamado a la reconciliación nacional-; ello no opta para alcanzar el perdón y olvido de quienes le enterraron las malévolas uñas al presupuesto público. O sea, el pueblo quiere cárcel y castigo a quienes le metieron la mano al cajón. Ejemplos hay varios: Rafael Acosta en Cárdenas, Jorge Armando Cano en Teapa y muchos más.

 

¿Qué viene después del 5 de octubre? Nada fuera de lo normal. El notario López Hernández en campaña dio dado fe del saqueo en algunos municipios y Morena no tiene porque ni debe cargar “muertos que no mató”, quién haya comido de más, cómo en los restaurantes: tiene que pagar. Una vez más ha quedado demostrado que Tabasco es un estado que quienes reciben la oportunidad de gobernar a lado del gobernante en turno: no saben lo que quieren. Tal frase es quizás absurda, engañosa y bastante tonta. Los políticos por años persiguen el llegar a gobernar, a servir –dicen ellos-, tienen deseos, pasiones, obsesiones y el impulso de cumplirlos, la mayor de las veces, a costa de lo que sea.

 

No obstante, hay políticos o esposas que por equidad de género recibieron cotos de poder y fueron electas para gobernar; que vía a la calificación de las cuentas públicas, están sin rumbo y a la deriva, llegaron con ambición y sin apetito. Muchos parecen desorientados, sin ideas, pero con pasiones y obsesiones desbordadas por haber hecho mal las cosas. El gran orgullo –eso sí- es que todavía no se hunden, la sapiencia de un gobernador que los dejó gobernar les hizo flotar con el cuello por encima del agua y con eso, quienes traicionan al pueblo se dieron por satisfechos. Nunca se dieron cuenta de cómo a diario fueron perdiendo poco a poco la guerra vital de la alternancia frente a la inercia. La mayoría de los municipios vieron a sus ediles dimitir frente a sus intereses. Ejercieron la política salival. Esa que no conduce a ningún lado, pero todo el tiempo salpica de palabras, de pequeños pleitos, de causas triviales y escándalos horribles.

 

A 42 días para entregar sus administraciones, no pocos alcaldes chapalean en una política de gallinero de gallinas estériles que de todo cacaraquearon su huevo puque sin analizar -nunca- la razón de su atasco. Soslayaron y desconocieron los rastros de un pasado que se negó a morir, de trampas, de grotescos defectos institucionales y de lo que poco se habla poco, la mediocridad de su visión: nunca tuvieron idea de gobierno. La democracia nunca anuncia la coronación de una ambición política sin límites, sino su eclipse, siempre los grandes proyectos quedan enterrados en los pequeños cálculos y las mezquinas codicias que son filtradas en el colador de lo vendible. La aberración: traicionaron una y otra vez la confianza social y les valió. Cómo pequeños emperadores no entendieron que no envenena la soberbia de un poder expansivo, sino que asfixia su mediocridad y conformismo. Nadie pretende entender por qué en la clase política hay tantos ambiciosos y tan pocas grandes ambiciones de trascender con honestidad.

 

Cuando entraron quisieron salir de su condición original y cada uno buscó mejorar, pero pocos anhelaron grandes cosas, pocos trazaron una ruta de vida gallarda, nadie osó al desafío. Obligado es decir qué a días de terminar sus gestiones, a paso lento florecen los escándalos que mancharan la revisión de las cuentas públicas por el nuevo Congreso. El llamado a la reconciliación alcanza para olvidar agravios personales; nada más. En el saqueo a los municipios, el pueblo exige a Morena cuentas claras a los alcaldes salientes…

 

EL SEPTIMO SELLO

Dictamine: Quienes aspiraron a los cargos de elección popular, nunca hablaron de proyectos porque no tenían la menor idea de lo que querían hacer con el poder…

 

LA SEPTIMA TROMPETA

¿Estamos preparados para recibir tanta inversión? No estamos preparados, pero vamos con todo de la mano de la reactivación económica. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s