LA INSEGURIDAD PÚBLICA, EL PEOR FLAGELO Columna TABASCO POLÍTICO Por: José Luis Gutiérrez Gutiérrez

 Villahermosa. Tab., a 27 de julio de 2018.

 

TABASCO POLÍTICO

 

                                                                                   José Luis Gutiérrez Gutiérrez

                                                                                   jlggutierrez@hotmail.com

 

LA INSEGURIDAD PÚBLICA, EL PEOR FLAGELO

 

            Hay de problemas a problemas, pero como el de la inseguridad pública ninguno.

            La situación está peor que lo que cotidianamente se padece en los tópicos de la salud y del desempleo y en cualquier otro rubro que usted mande.   

            Es el que tiene a los habitantes del Estado de Tabasco viviendo las 24 horas del día en la zozobra. Literalmente rogándole a Dios regresar vivito y coleando a casa.

            Es el peor flagelo que nos ha caído en los últimos años.

            Desde el sexenio del gobernador Andrés Rafael Granier Melo la delincuencia en cualesquiera de sus manifestaciones comenzó a salirse de control.

            Hoy la secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la propia Fiscalía General del Estado están rebasadas.

            Los relevos de los titulares de la SSP son la mejor prueba del contundente y rotundo ¡fra-ca-soooo-teeee!, que se ha obtenido en la materia en el sexenio del mandatario Arturo Núñez Jiménez.

            Desde luego, que no todo es malo en las susodichas instituciones, pues tanto la Fiscalía como la SSP han dado golpes certeros a las bandas de secuestradores (con la invaluable ayuda de la Marina y del Ejército y Policía Federal) pero desafortunadamente son más las malas noticias que las buenas.

            Los delitos del fueron común y federal continúa al alza, subiendo como la espuma.

            En lo que resta del actual sexenio nuñista -cinco meses- ya es muy poco lo que podrá hacerse para combatir con tino esta calamidad social, empero, el gobierno deAdán Augusto López Hernández tiene que ingeniárselas para que desde los primeros meses de su mandato constitucional se perciba en el imaginario colectivo que las estrategias y tácticas en materia de Seguridad Pública son las correctas.

            Y la única forma de hacerlo es dando resultados.

            La tarea no es sencilla.

           El complejo y agudo problema de la inseguridad pública es multifactorial, empero, no es pretexto para que en el 2019 el complicado escenario tome un rumbo más esperanzador, pues como están las cosas, casi nadie sale de su casa sin miedo y con la fe puesta en Dios de que a uno no le pase absolutamente nada.

            O, cuando menos con el ferviente anhelo de que lo asalten, pero de que no lo maten.

            Así de grave está lo que ocurre en la entidad con la delincuencia organizada o no. 

            Si algo está pidiendo a grito los tabasqueños, y avecindados aquí, es que por lo menos los dejen vivir en santa paz.

            Si el gobernador electo tiene éxito en la asignatura de la Seguridad Pública, infinitamente se lo van a agradecer sus gobernados, de lo contrario, van a ir perdiendo la confianza que le depositaron en las urnas.

            Las expectativas sociales, políticas y económicas que tiene la población en el próximo gobierno son más grandes que las que en su momento levantó el titular del Poder Ejecutivo estatal Arturo Núñez Jiménez.

            La aflicción de la inseguridad pública es el problema que más tiene alarmado, preocupado y desesperado a quienes viven en Tabasco.

            Nadie está a salvo.    

            Ojalá y el próximo gobierno dé excelentes resultados en el combate a la inseguridad pública.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            Los linchamientos van a seguirse dándose en la entidad, ya que hasta ahora no se ha detenido a ninguno de los que han participado en los otros, como los sucedidos en Tamúlte de las Sabanas y en Centla.

           Los autores intelectuales y sus ejecutores están libres, y mire usted, que todo mundo sabe quienes fueron, incluyendo la propia Fiscalía.

            Así qué no se espante si en los siguientes días continúan asesinando a culpables o inocentes.

            De nada sirve estar haciendo y aprobando leyes -a diestra y siniestra- en el Congreso federal y estatal, si nadie las respeta. 

            El problema de este país y, por ende, de Tabasco, es que el Estado de Derecho no existe.

            Si el todopoderoso lo permite, nos leemos el próximo lunes.

            ¡Cuídese! Que el horno no está para bollos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s