#Tabasco// ‘ME ESTOY MUERTO’, la carta de un joven desparecido en Gaviotas

Familiares piden ayuda para localizar a Rogelio Castro Luna, de 26 años; padece discapacidad auditiva y visual.

El joven Rogelio Castro Luna, de 26 años de edad y quien padece discapacidad auditiva y visual, salió de su casa de la colonia Gaviotas la tarde de ayer, y ya no volvió.

Antes de abandonar su hogar, Rogelio dejó una emotiva carta escrita de su puño y letra sobre tres hojas de papel, las cuales no carecen de cierto sentido poético, pero que resultan desgarradoras en su interpretación textual.

“ME ESTOY MUERTO.
Sólo la laguna del agua
Espero que me puedo momento y muerto
Al salir de la casa, después de la laguna del agua
Ya aceptar más tarde me puedo estoy muerto
Apúrate se va a la cárcel del señor José Elías Castro
Castillo ya es muerto.
Y yo no ayudo muerto al taller de moto”.

Desaparecido, Gaviotas, carta, joven, discapacitado, FGE

En entrevista con tabascohoy.com, la señora Francisca Luna Díaz, madre de Rogelio, comenta que pese a haber acudido ayer a la Fiscalía General del Estado de Tabasco (FGE) a levantar una denuncia por la desaparición de su hijo, se topó con una barrera burocrática y un contrasentido en la lógica de investigación de personas desparecidas, misma que dicta que las primeras 24 horas son cruciales para encontrar a una persona.

“Vuelva mañana a poner la alerta Amber”, le dijeron.

El testimonio de la señora Luna Díaz es precario. Su voz tiembla por momentos y se quiebra al narrar que Rogelio es el menor de dos hermanos, que cursó estudios básicos y que aprendió a comunicarse pro medio del lenguaje de señas.

“Tiene discapacidad auditiva y visual. Ayer a las tres de la tarde, salió y no dijo a dónde iba. No es común que salga a la calle solo. Usa lentes. Se fue y no los llevó, los dejó en casa”, afirma. De acuerdo con su madre, el joven no tiene teléfono celular, pues recientemente se le descompuso el aparato y no volvió a tener otro, aunque sí se comunicaba por medio de mensajes de texto, pues sabe leer y escribir. No tenía mucho contacto con sus compañeros.

Su mamá tiene “un changarrito” y además trabaja. Su padre tiene un taller de reparación de motocicletas.

Ella salía a trabajar y él se quedaba a cargo del “changarrito”, aunque últimamente ya no lo hacía.

La señora le preguntó por qué no se quedaba ya a atender el negocio familiar. Él le comentó que quería “irse a caminar”. Lo notaba triste, aburrido. Hasta pensó en llevarlo a que comer un helado el fin de semana, pero esto ya no fue posible.

El joven no iba al taller de motos de su papá porque “no le gustaba batirse”, dice la madre.

“No tenía con quién platicar y hablaba solo. Estaba deprimido. Recuerda que vamos a ir a ver al doctor, a ver qué te pasa”, prometió.

“Siento que pensaba ahogarse”, remata la madre con angustia. Pide ayuda a la comunidad para localizar a su hijo, desde su casa de la calle tesorería del fraccionamiento Triunfo La Manga uno en Gaviotas Norte
.
En otra de las hojas escritas por Rogelio, puede leerse;

“Fin y adiós
mi último adiós
Solo a la laguna del agua, sin nombre y sin apellido”

Desaparecido, Gaviotas, carta, joven, discapacitado, FGE

Desaparecido, Gaviotas, carta, joven, discapacitado, FGE

http://www.tabascohoy.com/nota/442022/me-estoy-muerto-la-carta-de-un-joven-desparecido-en-gaviotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s