NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER Columna TABASCO POLÍTICO Por: José Luis Gutiérrez Gutiérrez

Villahermosa. Tab., a 05 de junio de 2018.

 

TABASCO POLÍTICO

 

                                                                                   José Luis Gutiérrez Gutiérrez

                                                                                   jlggutierrez@hotmail.com

 

NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER

 

            No solo el presidente del Consejo Estatal de Morena y el candidato al Senado, José Eduardo Beltrán Hernández y Juan Manuel Fócil Pérez, respectivamente, han reconocido que hay candidatos de su partido que están “tirados en la hamaca” en espera del “efecto andresmanuelista, el propio Andrés Manuel López Obrador lo aceptó cuando desde Chihuahua convocó “a no confiarse”.

            El que el ex gobernador de Baja California Sur y enlace de Morena en Tabasco, Leonel Efraín Cota Montaño no esté de acuerdo con el candidato presidencial ni con sus demás correligionarios no significa que no sea una realidad política.

            Entiendo políticamente su postura. Por obvias y sobradas razones está obligado en el discurso a hacer creer a la opinión pública que en su partido toda marcha sobre ruedas.

            Lo mismo hizo el exmandatario campechano y ex delegado del CEN del PRI en la entidad, Jorge Salomón Azar García.

            Sus posiciones institucionales son las que deberían de guardar todos los que se aprecien ser militantes de un partido político, y más en tiempos electorales.

            Después de todo reza el refrán: “Los trapos sucios se lavan en casa”.

            Dentro y afuera de Morena son más las voces que coinciden con “Chelalo” Beltrán, Fócil Pérez y López Obrador que las que están de acuerdo con el ex dirigente del PRD, Cota Montaño.

            Hasta hace algunas ocho o nueve semanas se aseguraba en los pasillos políticos que Evaristo Hernández Cruz parecía el candidato al gobierno, pues Adán Augusto López Hernández literalmente estaba acostado en la hamaca.

            Mientras aquél no paraba de hacer campaña, el notario público con licencia estaba totalmente atenido al efecto andresmanuelista”.

            Situación que definitivamente cambió ante el inminente crecimiento de Gina Trujillo Zentella y Gerardo Gaudiano Rovirosa. Qué dígase lo que se diga: lo sacaron de su confort. Vienen pisándole los talones.

            En una de esas y lo poncha.  

            En donde es más notorio este exceso de confianza en el efecto andresmanuelista es en los municipios. Ahí, los que compiten para las alcaldías, regidurías y diputaciones locales ya actúan como presidentes, regidores y legisladores.

            Los candidatos al Congreso de la Unión, ni se diga.

            Existe un gran número de abanderados morenistas que no están haciendo proselitismo político.

            En las tres semanas que faltan de campaña todavía van a pasar algunos sucesos nacional y local que decididamente van a influir e incidir en los resultados de los próximos comicios, por lo que no me atrevería a vaticinar cuál va a ser el ganador.

            Si yo fuera candidato morenista no me confiaría…no bajaría los brazos, pues el 1 de julio cualquier escenario puede presentarse por muy descabellado que parezca.

            Mejor esperaría hasta muy entrada la noche del día de la jornada electoral para saber realmente qué pasó.

 

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI”

(LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

 

            Si el capital político de Humberto de los Santos Bertruy está mermado por su malísima actuación en la presidencia municipal de Centro, imagínense entonces el del corrupto exsecretario de la SDET, David Gustavo Rodríguez Rosario.

            En el 2015 buscó afanosamente la candidatura a la alcaldía de Centro y fracasó. En el 2018 intentó ser el candidato al gobierno y también tronó, al grado tal que en el PRD no lo tomaron en cuenta ni para una diputación.

            Que yo sepa, nunca ha traído nada bajo el brazo, como dice en la jerga beisbolera.

            Prueba de ello es que su renuncia al perredé no causó ningún ruido. Él y su organización civil: “Delta Tabasco” valen lo mismo que la Carabina de Ambrosio: nada.

            De seguro que Darwin González Ballina y Gerardo Gaudiano Rovirosa no han de poder dormir por la renuncia de quien desvío cientos de millones de pesos del Fideicomiso para el Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET) para beneficiarse.

            Por cierto, la demanda por este descomunal fraude sigue sin concluirse.

            Éste mitómano es otro emblemático ejemplo de las sumas que restan, que política y socialmente dañan la imagen de quienes hace alianzas con él.

            Sus consecuencias son adversas.   

                 

              

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s