Arranca atraco a los bolsillos

Suben refrescos y alistan aumentos al pollo, gallina y pavos ante llegada de Navidad.

El aumento al Salario Mínimo que entró en vigor este viernes primero de diciembre nació muerto, pulverizado, pues no alcanzará para que el tabasqueño haga frente al alza de precios de productos de la canasta básica alimentaria y de otros servicios que se vienen en este mes, principalmente de los alimentos para las fiestas navideñas.

Amas de casa, líderes sindicales del país y del estado, así como analistas económicos consultados por Grupo Cantón, coincidieron en señalar que el alza del 10.39 por ciento que decretó la Comisión Nacional de Salarios Mínimo (Conasami) no es justa y adecuada a la situación que está viviendo Tabasco.

“El nuevo salario nació muerto, llega ya estrangulado, pues con motivo de fin de año se incrementan los precios y servicios y éste no alcanzará para cubrirlos. La Federación de Trabajadores y Obreros de Tabasco (FTOT) repudia y rechaza el incremento, pues la Conasami no hizo los estudios necesarios ni se tomó en cuenta la carestía de la vida”, dijo en entrevista el líder sindical, Edgar Azcuaga Cabrera.

Sólo ocho pesos 
El nuevo salario diario pasó de 80.04 a 88.36 pesos; es decir, un aumento de sólo ocho pesos con 32 centavos, cuando la propuesta de organismos patronales como la CTM y la Coparmex era de 100 pesos, mientras que la de ‘Acción Ciudadana Frente a la Pobreza’, que agrupa a 60 organizaciones, era de 95.24 pesos, para ubicarse por arriba de la canasta básica alimentaria.

“A como lo pactó la Conasami es siete pesos diarios, menor al necesario para la canasta básica de una persona, además de que se ubica por debajo de la inflación”, indica el organismo.

De acuerdo con un análisis y estudio de mercado realizado por el equipo de Grupo Cantón, un tabasqueño casado y con dos hijos, que gana un salario diario, al mes recibirá, con el aumento, 2 mil 650.8 pesos.

De ese total tiene que destinar al menos 25 por ciento para el transporte, que suman unos 662.7 pesos; 40 por ciento para gastos diversos, como luz, renta, agua, pagos escolares (plantel de gobierno), y el resto, un 35 por ciento, 927.78 pesos, para alimentación.

Todo ello excluyendo gastos imprevistos, como atención de enfermedades, ropa, calzado, entretenimiento, entre otros.

Y se disparan los alimentos 
En contraste, mientras el ingreso laboral apenas sube ocho pesos diarios, un promedio de 249.6 pesos mensuales, cifras del Coneval indican que la canasta alimentaria mensual se disparó hasta los mil 469.78 pesos.

Con esta alza, para que un tabasqueño que gana un salario diario pueda adquirir en su totalidad los productos básicos, le faltarán 542 pesos; es decir, su nuevo salario tiene un déficit de 36.87 por ciento frente al valor de la canasta alimentaria.

Y asestan el primer golpe

Muchos no esperaron el aumento al salario mínimo para dar el primer golpe, principalmente aumentándole de precio a los productos para la cena de Navidad.

Tres días antes, el 28 de noviembre, y aprovechando que es el de mayor consumo en las fiestas decembrinas, el refresco de cola tuvo un ajuste a la alza de un peso en todas sus presentaciones.

“Nos avisaron un día antes que le subirían un peso y ahora estamos vendiendo la de tres litros en 36.00, la de 2.5 retornable en 26.00, la desechable en 33.00; la presentación de 600 mililitros, que es la de mayor consumo, le tuvimos que subir a 14 pesos, y la lata ahora está en 12.00”, dijo Raúl Ruiz, quien tiene su tiendita en Bosques de Saloya.

“Con la venta de refrescos me sostengo, pero como le subieron ya la gente no va a comprar”, aseguró.

El sector de los alimentos, en los mercados de la ciudad, que han pasado todo el año en crisis, con las peores ventas en los últimos 10 años, están esperando la llegada de los aguinaldos para subirle entre 50 y 300 pesos a los pollos, gallinas y pavos.

Se trata de los vendedores de aves vivas y destazadas, quienes prácticamente están alistando un atraco al bolsillo de los villahermosinos.

Hoy el precio del pavo criollo está entre 650 a 700, pesos y pasaría de 800 a mil pesos; es decir, estiman subirle hasta un 42 por ciento.

El precio de la gallina criolla en pie está entre 130 a 150 pesos, y prevén encarecerla de 160 a 200 pesos, un máximo de 53 por ciento.

Contrario a ello, los expendedores de carne de cerdo y de res estiman mantener los precios, pues afirman que no están los tiempos para encarecer los productos.

Antonio Carrasco García, uno de los 33 expendedores de aves destazadas con mayor antigüedad del mercado Pino Suárez, señaló que actualmente el precio del pollo entero es de 120 pesos en promedio, mientras que el de la gallina es de entre 130 y hasta 150 pesos; sin embargo, con la cercanía de las fiestas en automático el precio se dispara.

Por su parte, Pantaleón López Sarracino, quien lleva 30 años vendiendo aves criollas en el mercado, señala que el precio actual del pavo criollo es de entre 650 y 700 pesos; sin embargo, para la temporada decembrina llega a incrementar su costo considerablemente.

“Ya para diciembre el pavo criollo, dependiendo del tamaño, llega a costar hasta 800 y mil pesos máximo, pero la verdad es que la venta en el mercado ha estado muy mala, no se vende nada aquí, éste será nuestro primer diciembre en el provisional y a ver cómo nos va”, refirió.

http://www.tabascohoy.com/nota/420206/arranca-atraco-a-los-bolsillos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s