Una fosa común… Columna Armagedón Por:Alfredo A. Calderón Cámara

Armagedón

“Más dichosos fueron los muertos a espada que los muertos por hambre. Porque estos murieron poco a poco por falta de comida…”

Lamentaciones 4:9

Una fosa común…

Alfredo A. Calderón Cámara

alfredocalderon1960@gmail.com

Ayer nos desayunamos con la ejecución del policía Julio López Soberano, guardia adscrito al Tutelar de Menores. Al margen de todas las preguntas que quedan sin responder, de la indignación que se pueda sentir, de la indiferencia que otros sientan, de la falta de empatía con un custodio del Tutelar no conocido, bien vale la pena pensar qué se puede hacer para conocer la verdad y para evitar futuras tragedias ¡Nada! Nada se puede hacer porque la violencia por lo regular se da en personas que estaban metidas en negocios “non santos” y que sólo ellos sabían. Cierto es que nos horrorizamos con la violencia del parque de Las Gaviotas y ya parecemos haber olvidado la violencia del tianguis Aladino. La conciencia nacional se aboca a la tragedia o al “horror del momento”. Hoy la clase política evade pecados y le echa la culpa al gobierno y nadie asume la responsabilidad del Estado, que somos todos.

 

Centro, Tabasco y México han normalizado la violencia, la simbólica y la real. La violencia que separa familias para siempre, la que roba el futuro de jóvenes, la que desaparece a mujeres en el norte del país y las olvida. La que llena de miedo y obliga vivir tras las rejas. La violencia de la letra del himno nacional que clama “Mexicanos al grito de guerra”, es una profecía auto cumplida, es un trágico destino. La violencia que enfrentamos carece de perdón y misericordia, de racismo y misoginia, de homofobia y bullying en las escuelas, de brechas entre la clase política y la ciudadanía, la de una violencia de  convivencia diaria en una nación en la que coexiste un 40% de ciudadanos en pobreza extrema con el hombre más rico del mundo. La violencia del país de los privilegios para quienes tienen un apellido de alcurnia, de las dinastías políticas e intelectuales. 

 

Quizás hemos olvidado que nuestro país nación en la salvaje violencia de los mexicas arrancando corazones y ofreciéndolos a sus dioses, que México nació de un proceso violento y a lo largo de los siglos nuestra historia nacional siempre se ha escrito con tinta de sangre. La violencia de la guerra de independencia, la de la guerra cristera, la de la revolución mexicana, la de la guerra sucia, la del conflicto en Chiapas en enero de 1994, la de los magnicidios de los Ruiz Massieu y Luis Donaldo Colosio. México se ha acostumbrado a la violencia, a las decapitaciones, a oír que desaparecieron en el sexenio de Calderón más de 26 mil personas y fueron ejecutadas más de 100 mil. La narrativa de la violencia que nos relata cómo en lo que va del sexenio de Peña Nieto han muerto de forma violenta también más de 100 mil personas. Ya ni cuentan muertos y desaparecidos.

 

Se podría decir que la violencia y las ejecuciones se ha vuelto como la dosis de la medicina: mañana, tarde y noche sin descansar los fines de semana, Puestas las cosas de esta manera, en la numeralia de los muertos y desaparecidos del sexenio pasado que se juntan con los muertos y desaparecidos de este sexenio. Entre ambos, de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto nada ha cambiado en la política de seguridad. Peor de lo mismo. El mismo enfoque con los mismos y peores resultados. Entre el panista y el priista, dos partidos, dos ideologías, dos banderas en casi dos años han  convertido a México en: una fosa común…

 

EL SEPTIMO SELLO

De cara a una elección en ciernes nadie entiende que un país, un estado o un municipio no se cura de su violencia con pactos ni decretos, menos acallando la oposición y los contrapesos al poder o dejando de hablar del mal que nos aqueja…

 

LA SEPTIMA TROMPETA

Este domingo todo giró al acarreo para los actos proselitistas de todos los aspirantes que andan por brechas y veredas haciendo campaña disfrazadas de todo lo que Usted se pueda imaginar ¿Dónde estaban los políticos? ¡Reunidos con cientos de gentes en comidas, encuentros ciudadanos, velorios, padrinajes de generación y bautizos, levantamientos de sombra y cosas peores! También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s